Conectarse

Recuperar mi contraseña

   


Últimos temas
» Zona de aburridos
Jue Ene 26, 2017 9:57 pm por Hermione J. Granger

» Tentaciones en el bosque [Privado] {+18}
Dom Dic 23, 2012 2:35 am por Marieth Raven

» Cuentas pendientes [Markus]
Sáb Sep 08, 2012 8:52 pm por Alexander Schwarzchild

» Confesionario
Sáb Sep 08, 2012 2:22 pm por Alexander Schwarzchild

» Relaciones de Markus
Jue Jul 26, 2012 4:25 am por Markus Von Kaullen

» Tarde de lectura {Libre}
Dom Jul 22, 2012 6:37 pm por Hermione J. Granger

» Crea una mentira del de arriba.
Sáb Jul 14, 2012 9:54 pm por Amy Justice

» ¡Échale la culpa al de arriba!
Sáb Jul 14, 2012 9:52 pm por Amy Justice

» ¿Qué estáis escuchando?
Sáb Jul 14, 2012 9:51 pm por Amy Justice

{Click aquí}

Viaje al otro mundo

 :: Off-topic :: Fan-fics

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Viaje al otro mundo

Mensaje por Hermione J. Granger el Vie Jul 16, 2010 3:47 pm

¡Hola a todos!
I know, pensaréis ya viene la pesada con su fic pesado xD Pero no puedo evitarlo, estar de nuevo en Alohomora, aunque no sea el original, me sigue trayendo viejas anécdotas. Todo lo que pasé... Bah, pasamos, porque muchos de los que hoy estáis registrados habéis estado conmigo en las otras tres versiones de Aloho y seguramente compartiréis los mismos recuerdos xD

Dejando el lado melancólico a aun lado, pasemos al asunto en cuestión; el fic. Bien, como mucho de vosotros sabréis en el Alohomora 1 o 2, no recuerdo bien tuvimos una idea de crear un fic, relatando la vida de cuatro personajes que, por aquel entonces teníamos y que hoy en día aun se conservan, no muchos pero alguno sí. Os explicaría la trama pero es algo complicada a como era en un principio por lo que deberéis leerlo Razz Eso sí, si leéis el de ahora y luego el primero que escribí notaréis las diferencias enseguida, pues debí de editarlo unas...¿veinte, cuarenta veces...? Ya ni recuerdo, así que ya os podéis imaginar todas las veces que este fic se vio editado.

Anyway, ahora os subo una parte del prólogo, pues cada capítulo, incluyendo el prólogo es largo, muy largo. Así me dará tiempo a seguir editando los capítulos siguientes Razz Pero antes de subirlo... Dedicaré el fic a dos personajes que ya no siguen hoy con nosotros desde hace cosa de dos años, aproximadamente. Ellos son Daniel Altair y Soiri Fowl. Con los que fue todo un placer rolear y tenerles como amigos y aunque no tengamos noticias suyas seguimos recordándolos. También al resto de personajes que ya no están en el foro.




Prólogo:

Antes de contaros una gran aventura que casi nos costó la vida a mí y a mis amigos me presentaré.
Mi nombre es Vicky Evans y soy una bruja, ya sabéis, esa de pociones y hechizos.
Si esto llega a manos de algún muggle (persona no mágica) seguramente pensaréis que es una simple novela fantástica, pero lamento decirnos que no lo es. Esto es tan real como la vida misma. La peripecia sucedió cuando tenía diecisiete años y asistía a Hogwarts, un colegio de magia situado en Escocia, Reino Unido.
Toda esta historia da comienzo el día treinta de noviembre.

Eran las ocho de la mañana cuando me desperté y miré por la ventana, entonces apareció Hermione volando y gritando sobresaltada:
-¡Qué llego tarde a Cuidado de Criaturas Mágicas!- Detrás estaba Aru.
-¡Espérame compañera de vuelo!-Miré sorprendida a Mione y a Aru y me froté los ojos.-Creo que me está afectando ir a pociones. Será mejor que me dé un baño.

Entré en el cuarto de baño, me duché y me puse el uniforme. Una vez lista me planté frente al espejo para ver si llevaba el uniforme bien puesto. Pues no era la primera vez que algún profesor te llamaba la atención solo por no llevar bien la corbata o tener la camisa fuera.
Como iba diciendo, por aquel entonces era alta con el cabello castaño oscuro y ondulado. Delgada, de tez blanca y ojos marrones oscuros. Sí, no soy muy buena describiéndome, pero supongo que a medida que os vaya contando podréis conocerme mejor, seguramente psicológicamente, aun así probablemente deje alguna foto mía para que sepáis como era.

Cogí la mochila y bajé a la sala común de Gryffindor y allí estaba Mione con Harry que, como no, siempre está con ella.
-Hola - saludé sonriendo, aun con sueño. Eso de madrugar nunca había sido conmigo. Prefería dormir aunque cualquiera de vosotros, que viviera en un enorme castillo como aquel se hubiera levantado a las seis, si hiciera falta. Claro que, esa hora es demasiado pronto para mí. Casi mejor que no me quejo por tener que despertarme a las ocho.
-¡Buenos días!- saludó Mione con una sonrisa.
Ella era de estatura media, delgada de cabello castaño claro, casi rubio, rizado que le llegaba hasta los hombros, de ojos color miel, fracciones suaves y piel tersa. Es una persona inteligente con carácter perfeccionista, justa, a quien le preocupan los problemas de los demás, desviviéndose por aquellos que son más débiles o que están desprotegidos. Le encanta leer, no le gusta romper las reglas, es valiente y leal y tiene una conciencia política brava: es por tanto una persona reflexiva y madura, clara y objetiva. Suele ser divertida, sensata, amable. Somos granes amigas, casi como hermanas desde el primer año que estuvimos en Hogwarts.
-Buen día, ¿cómo estás?- saludó Harry sonriendo.
Él es alto con músculos algo marcados por el Quidditch, cabello azabache, tez blanca, ojos verdes ocultados detrás de unas gafas redondas y bastante guapo -todo hay que decirlo-. De carácter amable y cariñoso. Se sacrifica por los demás. Es muy fiel a sus amigos y responsable. Contundente y persistente en lo que hacer. Tiene, no obstante, a ser muy pesimista y a tener contradicciones existenciales. Se enfada fácilmente, algunas veces hasta ponerse violento cuando alguien insulta o amenaza a la gente que él quiere. Harry es muy susceptible y también muy divertido.
-Bien, ¿vosotros?-respondí con una sonrisa y me encaminé hacia la salida de la sala común, Gryffindor.
-Muy bien - respondieron los dos.
-Vamos a desayunar que me muero de hambre. Me comería un dragón entero.- Ellos rieron ante mi comentario y salimos de la sala común.

Recorrimos un gran pasillo hasta girar en la primera salida que había, conectándola con otro pasillo de más anchura, lo que quería decir que nos aproximábamos a la zona de las escaleras por donde cada día miles de alumnos bajaban y subían. Para bajarlas debías estar atento, pues eran destacadas por cambiar de lugar en el momento menos esperado.
Una vez bajadas las escaleras giramos a la derecha donde la puerta del Gran Comedor ya estaba abierta y recibía a sus alumnos listos para desayunar y comenzar otro nuevo día de estudios.
-Buenos días, ¿Qué tal andáis?
-Hola chicos- saludó Aru - Andamos bien, ¿vosotros?
Aruba es una chica bajita, menuda y delgada. Pelo negro muy largo con visos morados. Es alegre y entusiasta, siempre con una sonrisa en la cara y dispuesta a ayudar a quien lo necesite. Es sincera, muy tímida e inocente, desordenada y despistada. Es complicado hacerla enfadar. Es imaginativa y valiente. Ella pertenece a Ravenclaw.

En el año 993 aproximadamente Hogwarts fue creado por cuatro grandes magos de la época: Godric Gryffindor, Salazar Slytherin, Helga Hufflepuff y Rowena Ravenclaw. De ahí a que las cuatro casa que constituyen el colegio lleven sus nombres, y su lema es: Draco dormí Enns nun Quam titillandus, que significa en latín “Nunca hagas cosquillas a un dragón dormido”.
Gryffindor, representado por los colores rojo y dorado les correspondía un león. Su característica es el coraje, lealtad, valentía, osadía, temple y caballerosidad. La torre se encuentra en el séptimo piso.
Slytherin, verde y plata. Su símbolo era una serpiente, mucho dicen que era porque Salazar Slytherin hablaba pársel, la lengua de las serpientes. La astucia es ante todo lo que más los destaca, además de la astucia que usan para lograr sus fines.
Amarillo y negro son los colores de Hufflepuff, su animal el tejón. Los Hufflepuff son justos, leales, pacientes y perseverantes.
Por último y no por ello menos importante está Ravenclaw. Casa de la sabiduría y erudición. Les representa el azul y el bronce, siendo su animal el águila.

-Yo ando con los pies-contesté. Ellos soltaron una carcajada.
-Bien. - respondió Harry aun riendo.
-Por cierto, ¿dónde está nuestro señorito educado y todo hecho un hombre de Daniel?-preguntó Amy al no divisarlo por ninguna parte.
-Bueno, estuvimos hasta tarde viendo un culebrón de esos que te hacen llorar a moco tendido, él no lo pudo aguatar más y se fue a su cuarto con su osito de peluche en brazos y seguramente se habrá quedado dormido-explicó Haru como si nada.- Claro, yo aguanté como buen hombre que soy, pero ya le conocéis, si el otro día casi se pone a llorar porque pisé una flor del jardín.
Harry al oírle comenzó a reírse al igual que Amy, la cual ya exageraba.
-Te recuerdo que lo del jardín fue porque le pegaste ahí donde tú ya sabes, cuando ibas a caerte-explicó Soiri.
-Eso es algo que carece de relevancia, lo que importa es que Daniel, el prefecto de Slytherin y alumno que debe ser de ejemplo para los demás, se pasa las noches con su osito y llorando por los culebrones-dijo Haru entrando ya en el comedor. Caminamos detrás de él y nos dirigimos a nuestras respectivas mesas.
-¿Y las hermanas maravilla?-pregunté haciendo referencia a Cass y Amy, pues tampoco las veía por ningún lado. Ellos se encogieron de hombros.

Tras terminar de desayunar nos fuimos todos juntos a clase de Cuidado de Criaturas Mágicas. Subimos al tercer piso y entramos en la primera puerta, Dentro ya estaba el profesor Yves Evans, sentado en su silla con los pies sobre la mesa. Sostenía El Profeta, el periódico del mundo mágico. Una vez todos sentados, dejó el periódico sobre la mesa y se incorporó.
Era alto y delgado, para su juventud tenía el cabello blanco ligeramente largo, sus eran negros como el azabache, y en su rostro no se reflejaba expresión alguna. Con un movimiento de la mano calló a todos y fuimos tomando asiento.
-Del latín draco, y éste del griego δρακον, drakon, ‘víbora’ o ‘serpiente’ es la criatura más famosa, al igual de peligrosa de todas las criaturas mágicas, es también de las más difíciles de ocultar…-comenzó con su explicación sobre los dragones. Tema que ya había tocado la clase anterior, pero se vio interrumpido por una chica que acaba de abrir la puerta.
-¿Se puede?-preguntó Amy.
Ella es una chica alta, con el pelo moreno, ojos marrones y tez blanca. Simpática aunque un poco despistada, pero muy, muy alegre. Siempre está de broma, no hay día que no se ponga seria. Es hermana de Cassandra aun que van a diferentes casas.
-Adelante señorita Justice pero por su retraso, cinco puntos menos para Gryffindor, ahora siéntese. -ordenó el profesor Evans y volvió a la explicación.
Amy se quejó y se sentó en una mesa al lado de la nuestra. -¿Y si llego antes me pone cinco puntos más? Además el motivo de mi retraso se vio a que por sus caprichos de traer las partes de un dragón y como no se explica bien me pasé buscando como loca las extremidades del pobre animal y luego resulta que solamente era traerlas dibujadas, entonces tuve que ir a devolverlas a un mago muy raro.
Yves pasó por alto todo lo que dijo Amy y nosotros nos llevábamos una mano a la frente. Esta chica no tenía solución.
-¿Y si le damos una patada donde ya sabéis para que salga volando? - preguntó Mione por lo bajo.
-¡Qué no os metáis con él!- le defendió Aru. Aun siendo alumna y profesor ellos se llevaban bastante bien, como si fueran hermanos.
El profesor siguió dando apuntes cuando la puerta se volvió abrir.
-¡Hey!- saludó Haru mientras entraba. La camisa la llevaba por fuera y su corbata medio hecha, como si se hubiera vestido por el camino.
-¿Qué forma es esa de entrar en clase, Hatsuharu Sohma?-cuestionó el profesor.
-Eh…- se giró a sus compañeros. -Esto… ¡Hey! Perdón por no saludar. Me quedé desayunando y entonces un niño cruel y retorcido de primero me quitó la última tostada y como no podía permitirle me sometí a una fuerte pelea hasta que conseguí mi objetivo gracias a que le noqueé con una barra de pan de la semana pasada.-explicó mientras terminaba de arreglarse.
-No me refería eso. En fin, siéntate.-suspiró y Haru se sentó con Harry.
Hatsuharu, Haru para los amigos es un chico súper fuerte, simpático y está un poco loco. Tiene el pelo blanco por arriba y negro por abajo. Piel tersa y delgada. Según es, es de nacimiento. Él está saliendo con Aruba.

El profesor Evans volvió a la explicación cuando llamaron a la puerta, otra vez.
-Estoy harto de la maldita puerta. - se detuvo y miró a la puerta.-Adelante.
Me giré para mirar la puerta, esta se abrió, Cassandra apareció, con su sonrisa de siempre y miró al profesor, mientras cerraba la puerta tras de sí.
-Siento el retraso, la profesora Wright quería que me ocupase de unas pociones -me giré para mirar al profesor, mientras Cassandra se sentaba al lado de Aru.
Cassandra era alta, de tez clara, rubia y delgada, de ojos verdes. Es una persona generalmente amable, sociable, responsable e inteligente. Puede llegar a ser fría cuando se lo propone y tiene mal carácter cuando se enfada. Tiene dotes de medi-maga, el cual es el equivalente a médico en el mundo muggle.
-Ya me lo había comunicado- iba a volver a su explicación cuando de pronto se volvió oír la puerta. Yves resopló, ya hasta las narices y le grito a la puerta:
-¡¿Quién demonios es ahora?!
Giré de nuevo el cuello para mirar la puerta, me iba a dar un tortícolis de tanto girarlo, la puerta se abrió, Daniel entró y cerró la puerta tras él.
-¿Se puede saber por qué llega tarde, señor Altair?-Yves miraba a Daniel con rabia.
Daniel le miró, con seriedad, mientras se sentaba en su sitio. Daniel se sentaba con Soiri, en frente de Cass y Aru. Miré a Yves.
-Esto, discúlpeme profesor, mi reloj está atrasado y no tiene bien la hora. Me desperté tarde, y cuando iba por el pasillo me informaron de que había Cuidado de Criaturas Mágicas. He corrido hasta llegar a aquí, por eso he llegado tarde.
-Que os dije, el culebrón de ayer le dejó tocado-comentó Haru, después de que Daniel terminara de hablar. Nosotros nos reímos y Dan nos miraba sin entender.
-Está bien, sigamos con la clase - siguió dictando la clase todavía enfadado.- Como vuelvan a llamar a la puerta me los cargo.-volvió a murmurar.

Daniel es alto, con brazos muy poco musculosos, y espalda no muy ancha. Pelo rizado color caoba, ojos verdes, rasgos algo finos pero distinguidos. Y es muy guapo. Es una persona aparentemente fría, seria, cordial, educada pero en su interior es una persona sincera y amable.
Él es de Slytherin, aunque no lo creáis somos amigos.

Desde la fundación de Hogwarts los roces entre Godric Gryffindor y Salazar Slytherin eran sabidas por todos e irremediablemente difícil de hacerlas desparecer, aun con los años esa rivalidad persistía.

-A Evans le va a dar algo como vuelvan a llamar a la puerta. -murmuró Soiri.
-Bueno, al menos no se ha desmayado. - nos dijo Haru en bajo. No pudimos evitar soltar unas risas.
-Vosotros, callar ahora mismo si no queréis quedaros después conmigo castigados.
-¡¿Qué?! No, no, ahora nos callamos - respondimos todos a la vez. El hecho de quedarnos con él no nos alegraba en absoluto.
-Lo siento… -dijo Haru- … por usted -añadió luego.
Toda la clase se rió por su comentario.
- Antes de que os vayáis descontaré cinco puntos a los que llegaron tarde para que no se vuelva a repetir. Anotar los deberes y ya os podéis ir.
Guardamos nuestras cosas y salimos de la clase.
-¿Visteis la cara que ponía cuando llamaron a la puerta?-comenté mientras íbamos por los pasillos hasta salir al patio principal.
-Sí, lo mejor fue cuando Haru entró, casi me muero de la risa. - dijo Amy.
-Qué, yo entré como siempre se entrar en cualquier sitio. - se defendió él.
-Pero en clase no es normal entrar de repente y decir: ¡Hey!
-Es que Haru es especial. -bromeó Aru. Él le dio un beso.
-Por favor, que hay niños delante. - bromeó Amy. Ellos se separaron rápidamente.
-Anda deja que disfruten, que son los únicos que pueden hacerlo - dijo Mione que los estaba mirando sonriente.
-Ahora tenemos el examen. -nos informó Cass. Como siempre ella pendiente de los exámenes y todo lo relacionado
.
-No nos lo recuerdes. - dijimos sin ganas.
Cruzamos todo el patio para salir al puente de piedra que conectaba con la parte sur del colegio.
-Vamos, tampoco es tan complicado. – comentó Cass.
-Eso lo dices porque a ti y a Mione se os da de maravilla. - dijo Soiri.
Soi es menuda, el pelo de color caoba rojizo y unos curiosos ojos verdes que se esconden tras unas gafas. Adora leer. Es muy buena chica, suele ser callada y cuando habla la mayoría de las veces suele ser para decir alguna parida o para decir un buen consejo.
-Que ganas de que llegue el sábado. -comentó Harry mirando los apuntes de Cass y Mione.
-¿Por qué, Potter?- preguntó Daniel.
-Pues porque hay partido de Quidditch. -respondió más para los demás que para Daniel.
-¡Genial! ¿Contra quién jugáis? -preguntó Soi.
-Pues contra este bicho, Soiri - señaló a Daniel.
-¡Cómo que bicho! Mira quien fue hablar.- lo miró fríamente.
-Venga chicos, no empecéis. -los tranquilicé y después de haber cruzado el puente nos dirigimos a la puerta del fondo por donde descendimos las escaleras para llegar a las mazmorras. Entramos en la clase y esperamos a la profesora.



Última edición por Hermione Granger el Lun Ene 03, 2011 10:42 pm, editado 1 vez



Hermione Jean Granger
Hey, little train! Wait for me!
I once was blind but now I see


Giratiempo:
Hermione:


avatar
Hermione J. Granger

Femenino Mensajes : 412
Fecha de nacimiento : 27/05/1994
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Viaje al otro mundo

Mensaje por Christian Lightwood el Dom Ene 02, 2011 11:04 pm

Dios mio,echaba de menos esto xD Sigue subiendo por dios! T_T
avatar
Christian Lightwood

Mensajes : 148

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Viaje al otro mundo

Mensaje por Amy Justice el Dom Ene 02, 2011 11:34 pm

La mejor yo T.T
avatar
Amy Justice

Femenino Mensajes : 416
Fecha de nacimiento : 18/07/1995
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Viaje al otro mundo

Mensaje por Hermione J. Granger el Mar Ene 04, 2011 8:43 pm

El mejor es Haru, luego ya vas tu, Amy xD

¡Prólogo editado!

Siguiente parte del prólogo.


-Muy bien chicos, el examen lo cambiaré. Lo tendréis el viernes. - dijo con su acento francés entrando en clase. Aunque la profesora llevaba ya bastante tiempo aquí en Inglaterra había permanecido hasta sus diecisiete en Francia, por eso conservaba su acento.
-¡Toma! - exclamamos todos sonriendo. Hermione y Cass se quejaron de no tenerlo.
-Silencio si no queréis tenerlo hoy. Ahora os agrupareis en grupos de tres....
Antes de que terminara nos colocamos en tríos.
-…No me habéis dejado terminar, los grupos los elegiré yo.
-Jo, profesora, déjanos ir como queramos - replicamos todos.
-Jo profe, jo venga, jo enróllate -soltó Amy.
-No y ahora silencio que os diré los grupos.- sacó la lista y empezó a nombrarlos.- El primero estará formado por Edward, Justice Schull y Sohma.
Los alumnos nombrados desfilaron junto con sus mochilas a la primera mesa de la derecha.
-El segundo grupo por Justice Fey, Fowl y Evans.
Nos fuimos y nos colocamos en nuestra mesa, detrás del primer grupo.
-El tercero por Altair, Granger y Potter -Harry soltó bufido al saber que estaría con Daniel y se colocaron en la mesa, atrás del todo.
No sé cómo lo hacían, pero en las clases que teníamos con Slytherin Harry y Daniel siempre terminaban juntos.
-Ahora que estáis todos colocados os diré lo que vais hacer.- empezó a caminar por toda la clase, luego de haber colocado a todos los alumnos.- Tendréis que hacer el filtro del amor o en otras palabras; Amortentia. Como sabéis esta es la poción más poderosa, su color es de un brillo nacarado que huele diferente para cada persona, pero no crea amor, solo obsesión.
-Pues yo eso no lo sabía- se lo comenté por lo bajo a Cass y Soi.
-Bien, ¿alguna pregunta? -miró a toda la clase. Nadie dijo nada.- Entonces podéis ir empezando.
Cass empezó a decirnos que teníamos que hacer y a explicarnos como se hacía.
-¿Lo habéis entendido?
-Yo si - contestó Soi mientras abría su libro de pociones en la página adecuada.
-Esto yo...No me enteré muy bien como se preparar la Armonencia- contesté. Ellas se rieron por mi respuesta.
-No es Armonencia, es A-mor-ten-tía - me explicó Soi.
Entonces vino Mione a pedirnos un mortero.
-Chicas, ¿cómo lleváis la Amortentia?
-No es Amortentia -le corregí- Es A-mor-ten-tia -expliqué separándolo por sílabas. - ¿Lo he dicho bien? -pregunté mirando a Cass.
Ella me hizo un gesto de aprobación.
-Vale -dijo Mione mirándome raro y se fue con el mortero en la mano.
Cuando Mione se fue, puse mi caldero a calentar y me giré hacia atrás. Entonces vi el panorama que tenían montado.
-La habéis fastidiado, no tenéis ni a Cass ni a Mione.-comenté riendo levemente, pero lo único que recibí fue miradas asesinas por parte de Amy y Aru.
-No será tan difícil.- dijo Haru mirando al resto de los grupos.
-Sí que es difícil, aquí trae que los ingredientes son huevos congelados de Ashwinder, raices Aurantinum, Schizonepeta,....- dijo Aru leyendo los ingredientes.
-Madre mía, estos últimos son raros, ni siquiera me creo que existan. - dijo Amy mirando el libro y comenzando a dramatizar.-Seguro que se lo inventaron para que en el día del examen suspendamos y pasemos las vacaciones buscando los ingredientes de la condenada poción hasta que se nos caiga el pelo y quedemos todos calvos y feos, maltratados por el paso del tiempo.
-Estamos perdidos - comentó Haru, coincidiendo con su amiga.
-Sí, más que perdidos, estamos muertos.
-Vamos, no hay que rendirse, empecemos por coger todos los ingredientes.
-Vale - contestaron ellos. Y empezaros a trabajar en sus pociones.
Desde donde me encontraba se podía oír perfectamente a la mesa del fondo, la cual la ocupaban dos grandes amigos. Valga la ironía.
-¿Sabéis cómo se hace la poción? -preguntó Mione a Dan y a Harry.
-Por supuesto que sí, Mione. -sonrió Dan- Pero no creo que Potter la sepa hacer.
Harry lo fulminó con la mirada, cogió el primer ingrediente y con un cuchillo comenzó a cortarla
-Que Altair, ¿necesitas ayuda para poner a calentar tu caldero?-preguntó con sorna al verle mirar fijamente su caldero.
-Ten cuidado Potter, no vaya ser que te cortes.- le contestó fríamente.
-Chicos parar ya, ahora tenemos que hacer la poción - les regañó Mione y se puso con su poción.
-Claro Mione, no te preocupes si cuando termines no ves a Altair.- rió por lo bajo, cortando las raíces.
-Qué gracioso -rió sarcásticamente- Por qué será que no me río.
-Porque eres un Slytherin- respondió Harry.
Daniel pasó por alto su comentario y puso a calentar el caldero mientras fingía que Harry no estaba ahí.
-¿Habéis terminado?- preguntó Mione dejando varios ingredientes en la mesa.
-Sí- contestaron ambos al unísono pero no se atrevieron a mirarse por aquella casualidad.
La clase siguió tranquila, salvo por la pequeñas peleas que tenían Dan y Harry, cada alumno estaba muy concentrado en su poción. Cuando quedaban cinco minutos para que termine la clase todos los grupos terminaron de hacer las pociones.
-Muy bien – la profesora se levantó de la mesa y fue a la mesa del primer grupo.- Señorita Edward dígame a que huele su poción.
Ella se acercó al caldero y lo olió profundamente.
-Pues al olor del tatami, el perfume de Haru y el olor de la...– se interrumpió y se puso nerviosa.
Haru al verla nerviosa se acercó al caldero y lo olió profundamente, lo que provocó que se atorara y Aru le dio varias palmada en la espalda.
-Estoy bien, vuestro ídolo no se ha hecho nada- dijo tranquilizando a los alumnos con esa sonrisa suya.- Y mi poción huele al perfume de Aruba, a la leche y nada más– pasó un brazo por el hombro de su novia
-Pues el mío al olor del zumo Don – explico Amy- y a lirios. -añadió lo último con enigma.
La profesora pasó al segundo grupo.
-Mi poción huele a pociones y el olor de las violetas – respondió Cass.
-La mía es el olor de los libros y al chocolate.- respondió Soiri.
-Pues la mía el olor de las flores de mi madre y el olor del agua de una fuente – expliqué.
-Muy bien, muy bien– caminó hacia el otro grupo, mientras iba apuntando algo en un pergamino.- Señorita Granger, le toca.
-Huele al olor de los libros, pergamino nuevo, el olor de... y... – se puso roja y miró al suelo.
Sabía uno de ellos era el olor de Daniel pero ¿y el otro? Era raro que no lo dijera, en fin, no le di mucha importancia.
-Señor Potter– la profesora lo miró.
-¿Hm?-Harry le miró- Pues a la madera de las escobas de Quidditch y el perfume de va...-se cortó algo rojo- Y le toca a Altair.
-De Vanesa -concluyó, Haru, a la oración sin completar de Harry.-A que sí.
-¿Quién es Vanesa? -preguntó Cass curiosa.
-Una prima mía que vive en Brasil.
-¿Brasil? -preguntó Aru confundida.
-Ya sabes, la capital de fútbol.
-¿Fútbol? -volvió a preguntar Cass, aun más confundida.
-No sé, me lo acabo de inventar.
-A finales de la Edad Media y siglos posteriores se desarrollaron en las Islas Británicas y zonas aledañas distintos juegos de equipo, a los cuales se los conocía como códigos de fútbol. Estos códigos se fueron unificando con el paso del tiempo, pero fue en la segunda mitad del siglo XVII cuando se fueron las primeras grandes unificaciones del fútbol, las cuales dieron origen al fútbol de rugby, al fútbol americano, al fútbol australiano, etc. Y al deporte de hoy se conoce en gran parte del mundo como fútbol a secas.

Los primeros códigos británicos se caracterizaban por tener pocas reglas y por su extrema violencia. Uno de los más populares fue el fútbol de carnaval. Por dicha razón el fútbol de carnaval fue prohibido en Inglaterra por decreto del Rey Eduardo III y permaneció prohibido durante 500 años. El fútbol de carnaval no fue el único código de la época; de hecho existieron otros códigos más organizado, menos violento e incluso que se desarrollaron fuera de las Islas Británicas. Uno de los juegos más conocidos fue el calcio florentino, originario de la ciudad de Florencia, Italia. Este deporte influenció en varios aspectos al fútbol actual, no sólo por sus reglas, sino también por el ambiente de fiesta en que se jugaba estos encuentros.

El fútbol se juega de acuerdo a unas reglas de juego. Se practica con una pelota esférica, donde dos equipos de once jugadores compiten para encajar en la portería rival, marcando así un gol. El equipo que más goles haya marcado al final del partido es el ganador; si ambos equipos no marcan, o marcan la misma cantidad de goles, entonces se declara un empate.-explicó Hermione de un tirón.

La clase se quedó con la boca abierta al oír todo eso, pues aparte de que, si no eras muggle, no tenías ni idea de que era el fútbol, y por no decir que Hermione lo había dicho como una enciclopedia parlante.
-Un poco idiota ir detrás de un balón. Estos muggles ya no saben que inventar para pasar el tiempo.
-Pues entonces también lo es el Quidditch, porque también van detrás de un balón. -dijo Haru.
-Cierto -coincidieron Harry y Dan.- ¡Oye! -añadieron luego, percatándose de lo que habían dicho y después de analizar la conversación.
La profesora les mandó a callar con un gesto e iba a pasar a Daniel si no fuera porque el timbre tocó. Coincidencia, tal vez.
-Muy bien podéis marchar.- ordenó la profesora. Recogimos todo y yo fui la primera en salir de clase.




Hermione Jean Granger
Hey, little train! Wait for me!
I once was blind but now I see


Giratiempo:
Hermione:


avatar
Hermione J. Granger

Femenino Mensajes : 412
Fecha de nacimiento : 27/05/1994
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Viaje al otro mundo

Mensaje por Amy Justice el Sáb Jul 16, 2011 9:12 pm

Creo que has vuelto a editar por trigésima tercera vez el prólogo no? ._. Tendrás que volver ha subirlo AJAJAJAJAJAJ
Dios, quiero leer algo más que no sea el prólogo T.T
avatar
Amy Justice

Femenino Mensajes : 416
Fecha de nacimiento : 18/07/1995
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Viaje al otro mundo

Mensaje por Hermione J. Granger el Vie Ago 26, 2011 11:27 pm

Amy Justice escribió:Creo que has vuelto a editar por trigésima tercera vez el prólogo no? ._. Tendrás que volver ha subirlo AJAJAJAJAJAJ
Dios, quiero leer algo más que no sea el prólogo T.T

A este paso tardaré más tiempo en editarlo que en terminarlo xD Y el proposito de acabarlo antes del 2012 no sé si se llegará a cumplir xD
Subiré hasta el final del primer capítulo para que puedas leer algo más que el prólogo xD



Prólogo
Antes de contaros una gran aventura que casi nos costó la vida a mí y a mis amigos me presentaré.
Mi nombre es Vicky Evans y soy una bruja, ya sabéis, esa de pociones y hechizos.
Si esto llega a manos de algún muggle (persona no mágica) seguramente pensaréis que es una simple novela fantástica, pero lamento decirnos que no lo es. Esto es tan real como la vida misma. La peripecia sucedió cuando tenía diecisiete años y asistía a Hogwarts, un colegio de magia situado en Escocia, Reino Unido.
Toda esta historia da comienzo el día treinta de noviembre.

Eran las ocho de la mañana cuando me desperté para otro día de clase. Al mirar por la ventana sucedió algo que realmente no me esperaba, apareció Hermione volando y gritando sobresaltada:
-¡Qué llego tarde a Cuidado de Criaturas Mágicas!- Detrás estaba Aru.
-¡Espérame compañera de vuelo!-Miré sorprendida aquello y me froté los ojos.-Creo que me está afectando ir a Pociones.
Miré las camas de mis dos compañeras de habitación, las cuales ya estaban vacías así que seguramente estarían ya en la Sala Común o bien en el comedor.

Entré en el cuarto de baño, me duché y me puse el uniforme. Una vez lista me planté frente al espejo para ver peinarme y comprobar el estado del uniforme. Pues no era la primera vez que algún profesor llamaba la atención solo por no llevar bien la corbata o tener la camisa fuera.
Como iba diciendo, por aquel entonces era alta con el cabello castaño oscuro y ondulado. Delgada, de tez blanca y ojos marrones oscuros. Sí, no soy muy buena describiéndome, pero supongo que a medida que os vaya contando podréis conocerme mejor, seguramente psicológicamente, aun así probablemente deje alguna foto mía para que sepáis como era.

Cogí la mochila y bajé a la sala común de Gryffindor y allí estaba Mione con Harry que, como no, siempre está con ella.
-Hola - saludé sonriendo, aun con sueño. Eso de madrugar nunca había sido conmigo. Prefería dormir, aunque cualquiera de vosotros que viviera en un enorme castillo como aquel se hubiera levantado a las seis de la mañana si hiciera falta. Claro que, esa hora es demasiado pronto para mí. Casi mejor que no me quejo por tener que despertarme a las ocho.
-¡Buenos días!- saludó Mione con una sonrisa.
Ella era de estatura media, delgada de cabello castaño claro, casi rubio, rizado que le llegaba hasta los hombros, de ojos color miel, fracciones suaves y piel tersa. Es una persona inteligente con carácter perfeccionista, justa, a quien le preocupan los problemas de los demás, desviviéndose por aquellos que son más débiles o que están desprotegidos. Le encanta leer, no le gusta romper las reglas, es valiente y leal y tiene una conciencia política brava: es por tanto una persona reflexiva y madura, clara y objetiva. Suele ser divertida, sensata, amable. Somos granes amigas, casi como hermanas desde el primer año que estuvimos en Hogwarts.
-Buen día, ¿cómo estás?- saludó Harry sonriendo.
Él es alto con músculos algo marcados por el Quidditch, cabello azabache, tez blanca, ojos verdes ocultados detrás de unas gafas redondas y bastante guapo -todo hay que decirlo-. De carácter amable y cariñoso. Se sacrifica por los demás. Es muy fiel a sus amigos y responsable. Contundente y persistente en lo que hacer. Tiene, no obstante, a ser muy pesimista y a tener contradicciones existenciales. Se enfada fácilmente, algunas veces hasta ponerse violento cuando alguien insulta o amenaza a la gente que él quiere. Harry es muy susceptible y también muy divertido.
-Bien, ¿vosotros?-respondí con una sonrisa y me encaminé hacia la salida de la Sala Común.
-Muy bien - respondieron los dos.
-Vamos a desayunar que me muero de hambre. Me comería un dragón entero.- Ellos rieron ante mi comentario y salimos tras el cuadro de La Dama Gorda.

Recorrimos un gran pasillo hasta girar en la primera salida que había, conectándola con otro de más anchura, lo que quería decir que nos aproximábamos a la zona de las escaleras por donde cada día miles de alumnos bajaban y subían. Para bajarlas debías estar atento, pues eran destacadas por cambiar de lugar en el momento menos esperado.
Una vez las bajamos, giramos a la derecha donde la puerta del Gran Comedor ya estaba abierta y recibía a sus alumnos listos para desayunar y comenzar otro nuevo día de estudios. En la entrada, como siempre, un pequeño grupo de amigos nos aguardaba.
-Buenos días, ¿Qué tal andáis?
-Hola chicos- saludó Aru con su buen humor de siempre. - Andamos bien, ¿vosotros?
Aruba es una chica bajita, menuda y delgada. Pelo largo de color negro con visos morados. Es alegre y entusiasta, siempre con una sonrisa en la cara y dispuesta a ayudar a quien lo necesite. Es sincera, muy tímida e inocente, desordenada y despistada. Es complicado hacerla enfadar. Es imaginativa y valiente. Ella pertenece a Ravenclaw.

En el año 993 aproximadamente Hogwarts fue creado por cuatro grandes magos de la época: Godric Gryffindor, Salazar Slytherin, Helga Hufflepuff y Rowena Ravenclaw. De ahí a que las cuatro casa que constituyen el colegio lleven sus nombres, y su lema es: Draco dormí Enns nun Quam titillandus, que significa en latín “Nunca hagas cosquillas a un dragón dormido”.
Gryffindor, representado por los colores rojo y dorado les correspondía un león. Su característica es el coraje, lealtad, valentía, osadía, temple y caballerosidad. La torre se encuentra en el séptimo piso.
Slytherin, verde y plata. Su símbolo era una serpiente, mucho dicen que era porque Salazar Slytherin hablaba pársel, la lengua de las serpientes. La astucia es ante todo lo que más los destaca, además de la astucia que usan para lograr sus fines.
Amarillo y negro son los colores de Hufflepuff, su animal el tejón. Los Hufflepuff son justos, leales, pacientes y perseverantes.
Por último y no por ello menos importante está Ravenclaw. Casa de la sabiduría y erudición. Les representa el azul y el bronce, siendo su animal el águila.

-Yo ando con los pies-contesté. Ellos soltaron una carcajada.
-Por cierto, ¿dónde está nuestro señorito educado y todo hecho un hombre de Daniel?-pregunté al no divisarlo por ninguna parte.
-Es que ayer estuvimos hasta tarde viendo un culebrón de esos que te hacen llorar a moco tendido, él no lo pudo aguatar más y se fue a su cuarto con su osito de peluche en brazos y seguramente se habrá quedado dormido-explicó Haru como si nada.- Claro, yo aguanté como buen hombre que soy, pero ya le conocéis. Si el otro día casi se pone a llorar porque pisé una flor del jardín.
Harry al oírle rió discretamente.
-Te recuerdo que lo del jardín fue porque le pegaste ahí donde tú ya sabes porque ibas a caerte-explicó Soiri.
-Eso es algo que carece de relevancia. Lo que importa es que Daniel, el prefecto de Slytherin y alumno que debe ser de ejemplo para los demás, se pasa las noches con su osito y llorando por los culebrones-dijo Haru entrando ya en el comedor. Caminamos detrás de él y nos dirigimos a nuestras respectivas mesas.
-¿Y las hermanas maravilla?-pregunté haciendo referencia a Cassie y Amy, pues tampoco las veía por ningún lado. Ellos se encogieron de hombros.
-Cuando me desperté Amy no estaba. Debe ser la primera vez que se levante antes de yo-respondió Mione riendo levemente.

Tras terminar de desayunar nos fuimos todos juntos a clase de Cuidado de Criaturas Mágicas. Salvo Haru que siguió desayunando. Subimos al tercer piso y entramos en la primera puerta. Dentro ya estaba el profesor Yves Evans sentado en su silla con los pies sobre la mesa. Sostenía El Profeta, el periódico del mundo mágico. Ya todos dentro, lo dejó sobre la mesa y se incorporó.
Era alto y delgado, para su juventud tenía el cabello blanco ligeramente largo, sus ojos eran negros como el azabache, y en su rostro no se reflejaba expresión alguna. Con un movimiento de la mano calló a todos y fuimos tomando asiento.
-Del latín draco, y éste del griego δρακον, drakon, ‘víbora’ o ‘serpiente’ es la criatura más famosa, al igual de peligrosa de todas las criaturas mágicas, es también de las más difíciles de ocultar…-comenzó con su explicación sobre los dragones. Tema que ya había tocado la clase anterior, pero se vio interrumpido por una chica que acaba de abrir la puerta.
-¿Se puede?-preguntó Amy.
Ella es una chica alta, con el pelo moreno, ojos marrones y tez blanca. Simpática aunque un poco despistada, pero muy, muy alegre. Siempre está de broma, puede resultar pasota, pero realmente se preocupa por sus cosas y aun más por las de los demás. Algo masoquista, intenta llevarse bien con las personas que odia. Es una chica sincera, dice lo que piensa sin preocuparse de lo que dirán. Es hermana de Cassandra aun que van a diferentes casas.
-Adelante señorita Justice, pero por su retraso cinco puntos menos para Gryffindor. Ahora siéntese. -ordenó el profesor Evans y volvió a la explicación.
Amy se quejó y se sentó en una mesa al lado de la nuestra.
-¿Y si llego antes me pone cinco puntos más? Además el motivo de mi retraso se vio a que por sus caprichos de traer las partes de un dragón, y como no se explica bien, me pasé buscando como loca las extremidades del pobre animal y luego resulta que solamente era traerlas dibujadas, entonces tuve que ir a devolverlas a un mago muy raro.
Yves pasó por alto todo lo que dijo Amy y nosotros nos llevábamos una mano a la frente. Esta chica no tenía solución.
-¿Y si le damos una patada donde ya sabéis para que salga volando? – pregunté por lo bajo.
-¡Qué no os metáis con él!- le defendió Aru. Aun siendo alumna y profesor ellos se llevaban bastante bien, como si fueran hermanos. Más que nada por su condición.
El profesor siguió dando apuntes cuando la puerta se volvió abrir.
-¡Hey!- saludó Haru mientras entraba. La camisa la llevaba por fuera y su corbata medio hecha, como si hubiera estado peleando con alguien.
-¿Qué forma es esa de entrar en clase, Hatsuharu Sohma?-cuestionó el profesor.
-Eh…- se giró a sus compañeros. -Esto… ¡Hey! Perdón por no saludar. Me quedé desayunando y entonces un niño cruel y retorcido de primero me quitó la última tostada y como no podía permitirle tal cosa, me sometí a una fuerte pelea hasta que conseguí mi objetivo, gracias a que le noqueé con una barra de pan de la semana pasada.-explicó mientras terminaba de arreglarse.
-No me refería eso. En fin, siéntate.-suspiró y Haru se sentó con Harry.

Loco. Esa sería la primera palabra para describir a Haru, es más, es la única palabra que usan para describirle. Siempre está soltando algo incoherente. Ama la aventura y no le gusta para nada las normas, de ahí a que no las cumpla. Pasota, adora ser el centro de atención y desquiciar a sus profesores. Leal y aventurero, a pesar de ser siempre un alma loca, cuando el momento lo requiere, puede ser la persona más seria de este mundo. Se preocupa por sus amigos y cuando estos están tristes él intenta sacarles una sonrisa. Así como también intentará ayudarles en lo que les preocupe.

El profesor Evans volvió a la explicación cuando llamaron a la puerta, otra vez.
- Adelante.
Me giré para mirar la puerta, esta se abrió, Cassie apareció con su sonrisa de siempre y miró al profesor mientras cerraba la puerta tras de sí.
-Siento el retraso, la profesora Wright quería que me ocupase de unas pociones -me giré para mirar al profesor, mientras Cass se sentaba al lado de Aru.
Cassie era alta, de tez clara, rubia y delgada, de ojos verdes. Es una persona generalmente amable, sociable, responsable e inteligente. Puede llegar a ser fría cuando se lo propone y tiene mal carácter cuando se enfada. Tiene dotes de medi-maga, el cual es el equivalente a médico en el mundo muggle.
-Ya me lo había comunicado- iba a volver a su explicación cuando de pronto se volvió oír la puerta. Yves resopló, ya hasta las narices y le grito a la puerta:
-¡¿Quién demonios es ahora?!
Giré de nuevo el cuello para mirar la puerta. Me iba a dar un tortícolis de tanto girarlo, la puerta se abrió, Daniel entró y cerró la puerta tras él.
-¿Se puede saber por qué llega tarde, señor Altair?-Yves miraba a Daniel con rabia.
Daniel le miró, con seriedad, mientras se sentaba en su sitio. Daniel se sentaba con Soiri, en frente de Cass y Aru. Miré a Yves.
-Esto, discúlpeme profesor, mi reloj está atrasado y no tiene bien la hora. Me desperté tarde, y cuando iba por el pasillo me informaron de que había Cuidado de Criaturas Mágicas. He corrido hasta llegar a aquí, por eso he llegado tarde.
-Que os dije, el culebrón de ayer le dejó tocado-comentó Haru, después de que Daniel terminara de hablar. Nosotros nos reímos y Dan nos miraba sin entender.
-Está bien, sigamos con la clase - siguió con su explicación todavía enfadado.- Como vuelvan a llamar a la puerta se van a lamentar de llegar tarde.-volvió a murmurar.

Daniel es alto, con brazos muy poco musculosos, y espalda no muy ancha. Pelo ondulado color caoba, algo largo, ojos verdes, rasgos algo finos pero distinguidos. Y es muy guapo. Es una persona aparentemente fría, seria, cordial, educada pero en su interior es una persona sincera y amable.
Él es de Slytherin, aunque no lo creáis somos amigos.

Desde la fundación de Hogwarts los roces entre Godric Gryffindor y Salazar Slytherin eran sabidas por todos e irremediablemente difícil de hacerlas desparecer, aun con los años esa rivalidad persistía.

-A Evans le va a dar algo como vuelvan a llamar a la puerta. -murmuró Soiri.
-Bueno, al menos no se ha desmayado. - nos dijo Haru en bajo. No pudimos evitar soltar unas risas. Yves, aparte de su carácter, era conocido por sus numerosos repetido e interminables desmayos.
-Vosotros, callar ahora mismo si no queréis quedaros después conmigo castigados.
-¡¿Qué?! No, no, ahora nos callamos - respondimos todos a la vez. El hecho de quedarnos con él no nos alegraba en absoluto.
-Lo siento… -dijo Haru- … por usted -añadió luego.
Toda la clase se rió por su comentario.
- Antes de que os vayáis descontaré cinco puntos a los que llegaron tarde para que no se vuelva a repetir. Anotar los deberes y ya os podéis ir.
Guardamos nuestras cosas y salimos de la clase.
-¿Visteis la cara que ponía cuando llamaron a la puerta?-comenté mientras íbamos por los pasillos hasta salir al patio principal.
-Sí, lo mejor fue cuando Haru entró, casi me muero de la risa. - dijo Amy.
-Qué, yo entré como siempre se entrar en cualquier sitio. - se defendió él.
-Pero en clase no es normal entrar de repente y decir: ¡Hey!
-Es que Haru es especial. -bromeó Aru. Él le dio un beso.
-Por favor, que hay niños delante. - bromeó Amy. Ellos se separaron rápidamente.
-Anda deja que disfruten, que son los únicos que pueden hacerlo - dijo Mione que los estaba mirando sonriente.
-Ahora tenemos el examen. -nos informó Cass. Como siempre ella pendiente de los exámenes y todo lo relacionado.
-No nos lo recuerdes. - dijimos sin ganas.
Cruzamos todo el patio para salir al puente de piedra que conectaba con la parte sur del colegio.
-Vamos, tampoco es tan complicado. – comentó Cass.
-Eso lo dices porque a ti y a Mione se os da de maravilla. - dijo Soiri.
Soi es menuda, el pelo de color caoba rojizo y unos curiosos ojos verdes que se esconden tras unas gafas. Adora leer. Es muy buena chica, suele ser callada y cuando habla la mayoría de las veces suele ser para decir alguna cosa graciosa o bien para dar un buen consejo. Es, sin duda, la conciencia del grupo.
-Que ganas de que llegue el sábado. -comentó Harry mirando los apuntes de Cass y Mione.
-¿Por qué, Potter?- preguntó Daniel.
-Pues porque hay partido de Quidditch. -respondió más para los demás que para el propio Slytherin.
-¡Genial! ¿Contra quién jugáis? -preguntó Soi.
-Pues contra esta serpiente, Soiri - señaló a Daniel.
-Mide tus palabras, Potter.- lo miró fríamente.
-Venga chicos, no empecéis. -los tranquilicé y después de haber cruzado el puente nos dirigimos a la puerta del fondo por donde descendimos las escaleras para llegar a las mazmorras. Entramos en la clase y esperamos a la profesora.




Hermione Jean Granger
Hey, little train! Wait for me!
I once was blind but now I see


Giratiempo:
Hermione:


avatar
Hermione J. Granger

Femenino Mensajes : 412
Fecha de nacimiento : 27/05/1994
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Viaje al otro mundo

Mensaje por Hermione J. Granger el Vie Ago 26, 2011 11:29 pm

-Venga chicos, no empecéis. -los tranquilicé y después de haber cruzado el puente nos dirigimos a la puerta del fondo por donde descendimos las escaleras para llegar a las mazmorras. Entramos en la clase y esperamos a la profesora.

-Muy bien chicos, el examen lo cambiaré. Lo tendréis el viernes. - dijo con su acento francés entrando en clase. Aunque la profesora llevaba ya bastante tiempo aquí en Inglaterra había permanecido hasta sus diecisiete en Francia, por eso conservaba su acento. La profesora Juliette Wright era una de las pocas profesoras jóvenes que había en Hogwarts.
Toda la clase saltó en un júbilo ante la idea de librarse aquel día del examen de Pociones, mientras Hermione y Cass se quejaron de no tenerlo.
-Silencio si no queréis tenerlo hoy. Ahora os agrupareis en grupos de tres....
Antes de que terminara nos colocamos en tríos como nosotros quisimos.
-…No me habéis dejado terminar, los grupos los elegiré yo.
-Jo, profesora, déjanos ir como queramos - replicamos todos.
-Jo profe, jo venga, jo enróllate -soltó Amy.
-No y ahora silencio que os diré los grupos.- sacó la lista y empezó a nombrarlos.- El primero estará formado por Edward, Amy Justice y Sohma.
Los alumnos nombrados desfilaron junto con sus mochilas a la primera mesa de la derecha.
-El segundo grupo por Cassie Justice, Fowl y Evans.
Nos fuimos y nos colocamos en nuestra mesa, detrás del primer grupo.
-El tercero por Altair, Granger y Potter -Harry soltó bufido al saber que estaría con Daniel y se colocaron en la mesa, atrás del todo.
No sé cómo lo hacían, pero en las clases que teníamos con Slytherin Harry y Daniel siempre terminaban juntos.
-Ahora que estáis todos colocados os diré lo que vais hacer.- empezó a caminar por toda la clase, luego de haber colocado al resto de los alumnos.- Tendréis que hacer el filtro del amor o en otras palabras; Amortentia. Como sabéis esta es la poción más poderosa, su color es de un brillo nacarado que huele diferente para cada persona, pero no crea amor solo obsesión.
-Pues yo eso no lo sabía- se lo comenté por lo bajo a Cass y Soi.
-Bien, ¿alguna pregunta? -miró a toda la clase. Nadie dijo nada.- Entonces podéis ir empezando.
Cass empezó a decirnos qué teníamos que hacer y a explicarnos cómo se hacía.
-¿Lo habéis entendido?
-Yo si - contestó Soi mientras abría su libro de pociones en la página adecuada.
-Esto yo...No me enteré muy bien como se preparar la Armonencia- contesté. Ellas se rieron por mi pronunciación de la poción.
-No es Armonencia, es A-mor-ten-tía - me explicó Soi con su voz suave y tímida que la caracterizaba.
Entonces vino Mione a pedirnos un mortero.
-¿Cómo lleváis la Amortentia?
-No es Amortentia -le corregí- Es A-mor-ten-tia -expliqué separándolo por sílabas. - ¿Lo he dicho bien? -pregunté mirando a Cass.
Ella me hizo un gesto de aprobación.
-Vale -dijo Mione mirándome raro y se fue con el mortero en la mano.
Cuando Mione se fue, puse mi caldero a calentar y me giré hacia atrás. Entonces vi el panorama que tenían montado.
-La habéis fastidiado, no tenéis ni a Cass ni a Mione.-comenté riendo levemente, pero lo único que recibí fue miradas asesinas por parte de Amy y Aru.
-No será tan difícil.- dijo Haru mirando al resto de los grupos.
-Sí que es difícil, aquí trae que los ingredientes son huevos congelados de Ashwinder, raices Aurantinum, Schizonepeta,....- comenzó Aru, leyendo los ingredientes que marcaba su libro de pociones.
-Madre mía, estos últimos son raros, ni siquiera me creo que existan. - dijo Amy mirando el libro y comenzando a dramatizar.-Seguro que se lo inventaron para que en el día del examen suspendamos y pasemos las vacaciones buscando los ingredientes de la condenada poción hasta que se nos caiga el pelo y quedemos todos calvos y feos, maltratados por el paso del tiempo.
-Estamos perdidos - comentó Haru, coincidiendo con su amiga.
-Sí, más que perdidos, estamos muertos.
-Chicos, no hay que rendirse, empecemos por coger todos los ingredientes-les animó Aru con entusiasmo. A los que ellos asintieron y empezaros a trabajar en sus pociones.
Después de aquella escena no dije nada y les dejé trabajando. Desde donde me encontraba se podía oír perfectamente a la mesa del fondo, la cual la ocupaban dos grandes amigos. Valga la ironía.
-¿Sabéis cómo se hace la poción? -preguntó Mione a Dan y a Harry.
-Por supuesto que sí, Herms. -sonrió Dan- Pero no creo que Potter la sepa hacer.
Harry lo fulminó con la mirada, cogió el primer ingrediente y con un cuchillo comenzó a cortarlo
-Que Altair, ¿necesitas ayuda para poner a calentar tu caldero?-preguntó con sorna al verle mirar fijamente el recipiente.
-Ten cuidado Potter no vaya ser que te cortes.- le contestó fríamente.
-Chicos parar ya, ahora tenemos que hacer la poción - les regañó Mione y se puso manos a la obra.
-Claro Mione, no te preocupes si cuando termines no ves a Altair.- rió por lo bajo, cortando las raíces.
-Qué gracioso -rió sarcásticamente- Por qué será que no me río.
-Porque eres un Slytherin- respondió Harry simplemente, sin siquiera dignarse a mirarlo.
Daniel pasó por alto su comentario y puso a calentar el caldero mientras fingía que Harry no estaba ahí.
La clase siguió tranquila, salvo por la pequeñas peleas que tenían Dan y Harry, cada alumno estaba muy concentrado en su poción. A tan solo cinco minutos para que termine la clase, todos los grupos terminaron de hacer las pociones.
-Muy bien – la profesora se levantó de la mesa y fue a la mesa del primer grupo.- Señorita Justice dígame a que huele su poción.
-Huele a pociones recién hechas y a violetas – respondió Cass.
-La mía es el olor de los libros y al chocolate.- dijo Soiri.
-Pues la mía el olor de las flores silvestres y a bosque– expliqué.
Luego de haber apuntado algo en su pergamino pasó al segundo grupo.
Aru se acercó al caldero y lo olió profundamente.
-Huele al olor del tatami, el perfume de Haru y el olor de la...– se interrumpió y se puso nerviosa.
Haru al verla en ese estado se acercó al caldero y lo olió profundamente, lo que provocó que se atorara. Aru le dio varias palmadas en la espalda.
-Estoy bien. Vuestro ídolo no se ha hecho nada- dijo tranquilizando a los alumnos con esa sonrisa suya.- Y mi poción huele al perfume de Aruba, a la leche y nada más– pasó un brazo por el hombro de su novia
-Pues el mío al olor del zumo Don – explicó Amy-. Y a lirios. -añadió lo último con enigma.
-Muy bien, muy bien– caminó hacia el otro grupo.- Señorita Granger, le toca.
-Huele al olor de los libros, pergamino nuevo, el olor de... y... – se puso roja y miró al suelo.
Sabía que uno de ellos era el olor de Daniel pero ¿y el otro? Era raro que no lo dijera, en fin, no le di mucha importancia.
-Señor Potter– la profesora lo miró. Sin insistir en Hermione, algo que ella agradeció en el alma.
-¿Hm?-Harry le miró- Pues a la madera de las escobas de Quidditch y el perfume de va...-se cortó abruptamente, algo rojo- …Y le toca a Altair.
-De Vanesa -concluyó, Haru, a la oración sin completar de Harry.-A que sí.
-¿Quién es Vanesa? -preguntó Cass curiosa.
-Una prima mía que vive en Brasil.
-¿Brasil? -preguntó Aru confundida.
-Ya sabes, la capital de fútbol.
-¿Fútbol? -volvió a preguntar Cass, aun más confundida.
-No sé, me lo acabo de inventar.
-A finales de la Edad Media y siglos posteriores se desarrollaron en las Islas Británicas y zonas aledañas distintos juegos de equipo, a los cuales se los conocía como códigos de fútbol. Estos códigos se fueron unificando con el paso del tiempo, pero fue en la segunda mitad del siglo XVII cuando se fueron las primeras grandes unificaciones del fútbol, las cuales dieron origen al fútbol de rugby, al fútbol americano, al fútbol australiano, etc. Y al deporte de hoy se conoce en gran parte del mundo como fútbol a secas.

Los primeros códigos británicos se caracterizaban por tener pocas reglas y por su extrema violencia. Uno de los más populares fue el fútbol de carnaval. Por dicha razón el fútbol de carnaval fue prohibido en Inglaterra por decreto del Rey Eduardo III y permaneció prohibido durante 500 años. El fútbol de carnaval no fue el único código de la época; de hecho existieron otros códigos más organizado, menos violento e incluso que se desarrollaron fuera de las Islas Británicas. Uno de los juegos más conocidos fue el calcio florentino, originario de la ciudad de Florencia, Italia. Este deporte influenció en varios aspectos al fútbol actual, no sólo por sus reglas, sino también por el ambiente de fiesta en que se jugaba estos encuentros.

El fútbol se juega de acuerdo a unas reglas de juego. Se practica con una pelota esférica, donde dos equipos de once jugadores compiten para encajar en la portería rival, marcando así un gol. El equipo que más goles haya marcado al final del partido es el ganador; si ambos equipos no marcan, o marcan la misma cantidad de goles, entonces se declara un empate.-explicó Hermione de un tirón y sin levantar la vista del suelo.

La clase se quedó con la boca abierta al oír todo eso, pues aparte de que si no eras muggle no tenías ni idea de que era el fútbol y por no decir que Hermione lo había dicho como una enciclopedia parlante.
-Un poco idiota ir detrás de un balón. Estos muggles ya no saben que inventar para pasar el tiempo –se volvió a escuchar a Cass.
-Pues entonces también lo es el Quidditch, porque también van detrás de un balón. -dijo Haru.
-Cierto -coincidieron Harry y Dan.- ¡Oye! -añadieron luego, percatándose de lo que habían dicho y después de analizar la conversación.
La profesora les mandó a callar con un gesto e iba a pasar a Daniel si no fuera porque el timbre tocó. Coincidencia, tal vez.
-Muy bien podéis marchar. Y recordar que el próximo día es el examen.- ordenó la profesora. Recogimos todo y yo fui la primera en salir de clase.




Hermione Jean Granger
Hey, little train! Wait for me!
I once was blind but now I see


Giratiempo:
Hermione:


avatar
Hermione J. Granger

Femenino Mensajes : 412
Fecha de nacimiento : 27/05/1994
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Viaje al otro mundo

Mensaje por Hermione J. Granger el Vie Ago 26, 2011 11:31 pm

La profesora les mandó a callar con un gesto e iba a pasar a Daniel si no fuera porque el timbre tocó. Coincidencia, tal vez.
-Muy bien podéis marchar. Y recordar que el próximo día es el examen.- ordenó la profesora. Recogimos todo y yo fui la primera en salir de clase.


-Un minuto más y me volvía loca.-comenté mientras subíamos las escaleras.
La clase de pociones era la que menos me gustaba y un minuto me parecía un siglo.
-No es para nada agradable tener doble de pociones.-comentó Amy con gran lamentación.
Por alguna razón pociones y alguna que otra clase no gozaban de ser muy entretenida que digamos.
-Por suerte ahora tenemos la hora libre.- dijo Soi.
-Vamos a dejar nuestras cosas, nos vemos en el Gran Comedor.- dijo Mione, quien ya no estaba roja.
-Vale, nos vemos.- nos despedimos y fuimos a nuestras respectivas salas.
Con paso normal subimos las escaleras hasta el séptimo piso. Una vez en la sala común-ya había gente reunida-dejamos las mochilas en el primer sofá libre que había y cogimos los libros para hacer los deberes.
-El último en llegar al Gran Comedor es un... ¡escreguto vestido de travesti! -dije mientras salía corriendo. La palabra travesti la había oído en, lo que los muggles denominaban, televisión.
-¿Un travesti?- preguntó Mione confundida. Claro que conocía el significado, pero su confusión se debía al uso que estaba utilizando.
-No sé, pero corre si no quieres perder- gritó Harry mientras salía detrás de mí.
Bajé las escaleras corriendo y esquivando a los alumnos en el camino. Frené bruscamente al ver que la escalera no estaba.
Entonces vino el profesor de Estudios Muggles, me miró y me dijo:
-No se corre por los pasillos.
-No corro, sólo camino rápido –expliqué con una sonrisa de inocencia.
Miré arriba y me percaté de que Harry estaba ya en el quinto piso, bajando rápidamente. Cuando la escalera volvió, volví a correr bajando el segundo piso. Llegué al Hall de entrada y me desvié hacia la derecha para entrar en el Gran Comedor, frenando justo delante de la mesa de Gryffindor, donde estaban los demás reunidos.
-¡Hola chicos! -saludé mientras cogía aire.-Esto de correr está muy bien, deberíais probarlo.
-Odio esas escaleras. Si no llego a frenar me hubiera caído-comentó Harry, después de unos dos minuto. Al parecer no estaba cansado y la verdad es que lo entendía.
Desde que era amiga de Harry asistía-junto con Mione- a los entrenamientos de Quidditch y eran realmente duros, por lo que una simple carrera escaleras abajo no era nada para él.
-¿Por qué venís corriendo?- preguntó Cass.-Estos Gryffindor… Cada día estáis más locos.
-Les dije que el último en llegar era un...-no terminé pues la risa se apoderó de mí al recordar al escreguto vestido de travesti.
-¡Vosotros dos! Sois unos tramposos. -gritó Mione, lo que ocasionó que varios alumno se giraran a ver lo que ocurría. Al parecer ella no venia corriendo, sino caminando.
-Mione, yo os avisé y luego salí corriendo. -dije mientras daba unos pasos hacia atrás. Me daba mucho miedo cuando se enfadaba.
-No quería perder, además te dije que corrieras. ¿Qué culpa tengo que no me hayas hecho caso? -se defendió Harry.
-Tengo una hipótesis.- comentó Dan entrando en el Gran Comedor.-Igual es porque eres un poco idiota.
Harry lo fulminó con la mirada pero no dijo nada ante su comentario. Había ocasiones en las que ya se cansaban de discutir y simplemente dejaban que el otro hablara.
-Aún así me engañasteis y os fuisteis, y claro ahora perdí - dio un bufido y se sentó al lado de Aru.
-Venga chicos relajaros.-dijo Soi para tranquilizar el ambiente.- No os podéis enfadar por una tontería.
-Sí, vamos Mione. No te enfades por favor -. Le dije sentándome enfrente de ella.
-Está bien, pero prometerme que no volveréis a comportar de esa manera..
-Prometido- contestamos Harry y yo al unísono.
-Nosotros emigramos a nuestras mesas dijo Aru mientras se levantaba y se iba con Soi y Cass pues los demás alumnos ya comenzaban a llegar.
Harry ocupó el lugar que dejó Aru y se sentó al lado de Mione.
-Yo también me voy.- dijo Dan caminando hacia la mesa de Sly.- Tengo que hacer los deberes de Encantamientos antes de la hora de la comida.
Tras despedirnos de él, nos pusimos a nuestros que aceres.
-Chicos, ¿vais a ir a la visita de Hogsmeade? -preguntó Mione mientras abría el libro de CCM y sacaba su pergamino.
-Yo sí -contesté mientras cogía mis libros y comenzaba la tarea que nos había puesto el profesor Evans.- ¿Y tú, Harry?
-Sí, mi padrino me firmó la autorización.
-¡Qué bien! -dijimos Mione y yo a la vez.
Amy había mirando fijamente el centro de la mesa, buscando su zumo, desde que llegué y no había dicho palabra alguna.
-¿Y cómo está tu padrino? – pregunté.
-Bien, ayer me envió una lechuza. Sigue trabajando en Gringotts.
-Haber si en estas vacaciones de verano lo vemos-dijo Mione- Que hará cuatro años que no lo veo.
-Ha estado muy ocupado viajando. Ya sabes, es un rompe maldiciones y en la carta me dijo que tenía ganas de volver a verte. -respondió él con una sonrisa.
-Hola de nuevo mis pequeños leones-saludó Haru con una sonrisa en su rostro, como siempre.
-Hola Haru-respondimos nosotros, empezando a hacer los deberes.
Miré a Amy, quien finalmente consiguió su tan preciada bebida.
- Oye tú, ya podrías dejarlo...
-¡Jamás! Es como…como los libros para Hermione -saltó ella riendo. Hermione la miró con una ceja encarnada y Amy le respondió con una sonrisa.
-¿Has tardado tanto en bajar de la sala común? Cuando salí corriendo todavía estabas dejando tu mochila -dijo Harry a Haru, el cual se había sentado a mi otro lado.
-Luego de dejarla fui a la habitación.- explicó él.
Pasaron quince minutos y aun nadie había terminado de hacer los deberes y yo ya me estaba desesperando.
-Maldigo a Evans, a Cuidado de Criaturas Mágicas, a los dragones, a quien los inventó y a sus diez especies-saltó Amy ya cansada y con una gran desesperación.
-¿Y ahora a ti qué te pasa?-preguntó Haru, con una ceja encarnada al oír lo que dijo.
-¿Qué qué me pasa? Te diré lo que me pasa… Que Yves está loco si se piensa que me voy a matar para saber cuáles son las diez especies de dragón.
-Amy, tranquilízate. Aquí tienes el libro donde salen todas-dijo Hermione, con paciencia y tendiéndole el libro ya abierto en la página correcta.
-Gracias Hermione, eres un cielo y por esto recibirás en navidad una caja de zumo.
El resto de la hora se pasó en un silencio sepulcral, y solo se oía el rasgueo de la pluma al escribir sobre el pergamino y el pasar de las hojas de los libros.

-Que bien sienta la comida después de un largo día de trabajo.-comentó Haru tumbándose en el césped de los jardines traseros del castillo.
-Tú y todos nosotros- Le dije sentándome.
-Por cierto, ¿de qué os reíais?- preguntó curiosa Soi.-Desde el otro lado se os oía.
-De Haru- respondió Amy riendo.
-¿Por qué?-preguntó Daniel.
-Es que estábamos comiendo y aparece él. Se acerca y nos dice: ¡Ehi!
-¿Y eso qué tiene de gracioso? -peguntó Cass sin comprender.
-Se ve que no nos comprenden- contesté negando la cabeza. -Estamos marginados. No entendéis el arte de Gryffindor.
Ellos empezaron a reírse por mi comentario.
-Ahora que me acuerdo tenemos que ir a la reunión de prefectos - dijo Cass mientras se levantaba.
-Es verdad, vamos- coincidió Mione.- Daniel tú también tienes que venir.
-Sí, claro - se levantó- Nos vemos.
-Adiós, chicos.
Estuvimos hablando sobre las clases y echando lo que se dice pestes de algunos profesores hasta que llegaron Mione, Dan y Cass.
-Hola de nuevo- saludaron con una sonrisa.
-¿A qué vienen esas sonrisas? - preguntó Harry.
-En la reunión nos dijeron que van a venir los alumnos de Beauxbatons y los de Durmstrang.- contestó Mione.
-¿Y cuándo vendrán?- pregunté.
-El sábado por la mañana.
-¿Pero no había partido en la mañana? – preguntó Harry confundido.
-Lo pasaron para la tarde – respondió Cass
-¿Y para qué vienen? - preguntó Amy- Seguro que quieren hacerse con el control de Hogwarts. Eso sí que no se lo vamos a permitir.
-No nos lo dijeron pero debe de ser por algo. Lo único fue que va haber un baile.- explicó Dan sin hacer caso a Amy.
-¡Eso es genial! -exclamé.
-Así es, pero me quedé con la curiosidad de saber para qué vienen. - rió Cass y se volvió a sentar.
Seguimos hablando de la visita de Beauxbatons y de Durmstrang, de clases, Quidditch y de la visita a Hogsmeade hasta que llegó la hora de nuestra siguiente clase, encantamientos. Clase que compartíamos con Hufflepuff. Nos despedimos de los demás y nos fuimos.
El resto de la tarde fue un horror, solo nos tocó clases pesadas, pero para nuestro gran alivio llegó la hora de cenar.

Una vez en el Gran Comedor nos sentamos en nuestras respectivas mesas.
-Silencio, por favor - ordenó el director, el cual no tenía buen aspecto.
Todos nos callamos y le miramos.
-Aparte de los prefectos seguro que unos cuantos ya os habréis enterado. El colegio Beauxbatons y Durmstrang vendrán el sábado en la mañana, pero finalmente lo harán el lunes por ciertos inconvenientes que no vienen al caso. Se hará un baile y la razón por la que vienen en éste momento no será desvelado, más adelante os enteraréis.
Todos empezamos a murmurar. Siempre que se organizaba algo se nos comunicaba la razón y sin embargo en esta ocasión no se nos dijo nada.

-¿Y qué pasará con el partido? – preguntó uno de Slytherin. La idea de no enfrentarse con los de Gryffindor no le gradaba nada, y pude notarlo por el tono de su voz.
-El partido será el sábado, tal y como estaba previsto– respondió el director.
-Mejor que vengan más chicos, así tendremos más opciones para escoger, porque con los que tenemos aquí-comentó Amy en bajo, bromeando, pero lo único que consiguió fueron quejas y más quejas por parte de Haru y Harry.
-De qué os quejáis. Haru, tú iras con Aru y tú, Harry, con Mione - contesté sin estar segura de que Harry fuera a ir con Mione, y dicho esto ambos dejaron de replicar.
-Espero que sepáis bailar-bromeó el director- Y dicho todo esto, podéis empezar a cenar.
-Ahora tengo que comprarme un traje de gala. Pues ha saber cómo lo hago-comentó Haru mientras se servía un vaso de zumo de calabaza.-Estoy yo ahora para caprichos del director, bastante me cuesta sacar mi familia adelante.
-No exageres, que eres más rico que yo. Además podemos ir los cinco a comprar los trajes -dije sirviéndome un plato de puré de patata.
-No pienso ir con vosotras. Las chicas sois muy desquiciantes cuando vais de compras. Seguro que nos hacéis cargar con todas las bolsas y esperar horas y horas mientras vosotras os probáis todo lo que hay en la tienda-
-Oye no exageres-le dijo Mione.-Harry, dile que eso no es cierto.
-Lo siento Mione, pero es verdad-
-Lo que ocurre es que vosotros no tenéis aguante-dije riendo.

Al terminar de comer nos despedimos de los demás y subimos a nuestra sala común, y tras despedirnos subí junto con Hermione a nuestra habitación. Luego de ponernos el pijama nos metimos cada una en su cama.
Estábamos tan cansadas que ni siquiera nos paramos a charlar, como solíamos hacer todos los días.




Hermione Jean Granger
Hey, little train! Wait for me!
I once was blind but now I see


Giratiempo:
Hermione:


avatar
Hermione J. Granger

Femenino Mensajes : 412
Fecha de nacimiento : 27/05/1994
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Viaje al otro mundo

Mensaje por Hermione J. Granger el Vie Ago 26, 2011 11:33 pm

Al terminar de comer nos despedimos de los demás y subimos a nuestra sala común, y tras despedirnos subí junto con Hermione a nuestra habitación. Luego de ponernos el pijama nos metimos cada una en su cama.
Estábamos tan cansadas que ni siquiera nos paramos a charlar, como solíamos hacer todos los días.


Jueves y viernes pasaron rápidamente para dar lugar al sábado. Dando lugar al partido de Gryffindor contra Slytherin.
Hacía un día despejado y el tiempo era perfecto; no hacía ni mucho frío ni mucho calor. Nos encontrábamos de camino al estadio de Quidditch, después de desayunar, claro está.
-Parece que va a jugar un equipo de fútbol -comentó Mione al ver a tantos alumnos.
-¿Un qué? -preguntamos extrañados. Ya había dicho lo que era en pociones pero con nuestra gran memoria no lo recordábamos. Valga la ironía.
-Nada, dejarlo. Vamos a sentarnos-
Nos dirigimos a las escaleras de Gryffindor. Mione quiso arrastrarnos a la primera fila, pues decía que el mejor lugar para animar al equipo -más bien a Harry- era allí.
-Jopetas. Nosotros queríamos sentarnos en la última fila. Se ve todo desde otra perspectiva más angulosa-se quejaron Haru y Amy, como siempre.
Al poco tiempo llegaron Cass, Aru y Soiri. Normalmente en los partidos cada alumno se situaba en su respectivo lugar, pero muchas veces había mezclas.
-Es mejor la primera fila-repuso Mione y tal y como dijo nos arrastró hasta donde ella quería.

La puerta donde los Slytherin aguardaban se abrió y todos salieron volando en sus escobas para ponerse en sus sitios. El comentarista los presentó mientras los vitoreaban los de su casa.
-Ahora... ¡Gryffindor! -sonó por los altavoces. Era un alumno de quinto y de nuestra casa, por lo que sus comentarios hacia el equipo fueron mejores que los que hizo a Slytherin. Una vez dicho los nombres de los integrantes sonó el silbato de comienzo del partido.
Los primeros en sacar fueron los de Slytherin, quienes se dirigieron como balas hacia los arcos para marcar un punto. Por suerte el guardián de Gryffindor lo paró.

Ya había pasado un buen tiempo y los marcadores no iban a nuestro favor. Slytherin 86. Gryffindor 74.
Mientras Mione gritaba animando a Harry, Amy y Haru sacaron una pancarta, en la que decía: ¡Como no ganéis os castramos!
-¿Cómo vais a animarlos así?-inquirí con una ceja levantada, luego de leer lo que decía en aquella pancarta.- ¿En lugar de animarlos les amenazáis?
-Ya verás como ganarán -respondió Amy de forma diabólica.
Esbocé una sonrisa nerviosa y volví la vista al campo.
-¡Vamos Gryffindor! ¡Gry Gryffindor! -empezaron a gritar Haru y Amy, a lo que los demás alumnos de Gryffindor se unieron.

Miré a Harry, quien se abalanzaba hacia nosotros al igual que Daniel, quien iba detrás de él.
-¡A estos les falta un tornillo o qué!- exclamó Aru al verlos.
Acto seguido nos apiñamos todos hacia atrás. Harry estaba cada vez más cerca.

Miré a mi izquierda buscando la snitch y nada. Miré a la derecha y, ¡ahí estaba! en la cabeza de Hermione. Era pequeña y dorada, con unas finas alas igual de doradas.
-Hermione, la tienes en tu cabeza-dijo Haru, el cual también se había dado cuenta, y ahora estaba detrás de mí y de Amy.
-¿Qué?- preguntó ella, confundida. La snitch pasó por delante sus ojos mientras revoloteaba sobre su cabeza. Hermione se quedó quieta.
Daniel le pisaba los talones a Harry, pero este aceleró y frenó justo delante Mione. Estiró la mano y cogió la pequeña pelota dorada.
-Gracias, pequeña -dijo con una sonrisa y levantó la mano con la snitch.
-Potter ha cogido a la snitch. Lo que les da una victoria de 224 a 110 puntos de Slytherin-informó el comentarista.- Jamás había visto nada igual, Potter cada día se supera.
Todos los de Gryffindor saltamos en gritos aclamando la victoria y poco a poco el estadio se fue vaciando.
Una vez en los terrenos nos quedamos en la salida del estadio. Los alumnos salían gritando ante la victoria de Gryffindor, comentando las jugadas y alabando a los jugadores, y otros, como Slytherin, venían diciendo que había sido sólo suerte su victoria.
-Venga, a celebrarlo a las Tres Escobas- sugirió Cass.
-Sí, pero antes habrá que esperar a que Harry salga del vestuario- dijo Haru.
-Si tarda nos vamos sin él- bromeó Dan, detrás de nosotros.
Daniel tenía puestos unos vaqueros azul oscuro, una sudadera color azul marino, chaqueta gris y unas botas de invierno grises.
-Que gracioso, Altair- comentó Harry, que salía con el resto del equipo. Él lucía unos pantalones grises, una sudadera del mismo color, unas botas de invierno, una cazadora gris oscuro y una bufanda en el cuello.
-Habéis jugado muy bien- les dije con una sonrisa.
-¡Gracias!-exclamaron ellos.-Nos vemos.
Nos despedimos de ellos y nos pusimos en camino hacia el castillo.

-Vaya, Potter, te has duchado – comentó Aru riendo, a la vez que le revolvía su mojado cabello.
- A mi me toca el mes que viene- dijo Haru, poniéndose melodramático.
-Tú porque eres un guarro- exclamó Cass riendo y luego desvió su vista al cielo.-El tiempo está empeorando, será mejor que subamos a por algo de abrigo.
-¡Oye, tú!- la despeinó- Quedamos en el patio del reloj en quince minutos, ¿entendido chicas? - dijo Haru.
-¿Y por qué nos lo dices a nosotras?- preguntó Mione, con una ceja encarnada.
-Porque vosotras tardáis una eternidad- dijo Harry divertido.
-Hasta para coger un abrigo.-
-¡Oye! - replicamos- ¡No tardamos una eternidad!
-Lo que digáis, en quince minutos aquí- y dicho esto, los chicos se fueron.
-Venga, vamos a demostrarles que no tardamos una eternidad- comenté mientras cogía a Mione y a Amy.- Nos vemos, chicas.
-Vosotros, que somos de la misma casa. Esperarnos, panda de panolis -gritó Amy a Harry y a Haru.
-¡Vicky! que podemos camina solas- replicaban mientras las arrastraba a la sala común.
-Hasta luego, chicas- se despidieron Aru, Cass y Soi mientras se iban.

Llegamos y nos metimos en la habitación.
A mis vaqueros azul claro, camiseta rosa con unas converse a juego le agregué una chaqueta que me llegaban hasta las rodillas. Lo último que me faltaba es ponerme enferma y tener que tomarme esas asquerosas pociones. Dejé a Mione y a Amy y entré en el baño y para cuando salí ellas ya habían bajado a la sala común.
Mione llevaba su pantalón de pana marrón, camiseta blanca con un jersey marrón claro con rayas más oscuras, una bufanda gris y un gorro del mismo color. Botas marrones, chaqueta verde oscuro que le llega un poco más arriba de las rodillas. Amy iba con vaqueros negros, camiseta blanca, chaqueta de color azul marino, igual que su jersey y deportivas blancas.
-Vamos. Recordar que hay que llegar antes que los chicos- salimos corriendo rumbo al patio.
Tras bajar las escaleras, coger atajos y demás llegamos al patio en tiempo récord.
-Todavía no llegan los chicos- informó Amy mirando a todos sitios.
-¡Hemos ganado!- dije a la vez que Mione.
-Hola chicas- saludaron Aru, Cass y Soi detrás de nosotras.
-¡Hola!-saludamos nosotras con entusiasmo.
-¿Todavía no llegan los chicos?- pregunto Soi.
-No, aunque con todos los alumnos que hay aquí como para verlos.

Cass llevaba un jersey azul, unos vaqueros, playeros azules, un abrigo azul claro que le llega por las rodillas y el pelo igual que siempre.
Aru se había puesto su ropa gótica de siempre, mas una chaqueta negra... ¡Me pregunto cómo no tenía frío!
Soi llevaba una chaqueta blanca de esquí, unos pantalones de pana y un jersey blanco, unas deportivas y una bufanda blanca con bordes plateados.
-Lo importante es que hemos llegado antes que ellos- dijo Cass.
-¡Chicas! - nos llamaron los chicos que estaban al otro lado del patio. Nosotras nos dirigimos hacia ellos.
-Habéis llegado pronto- dijo Haru.- Parece que no tardáis una eternidad.
-Ya ves que no- contestamos mientras le sacábamos la lengua.
Haru llevaba unos pantalones negros, con un jersey de cuello alto del mismo color y una chaqueta blanca.
-Alumnos, venir que nos vamos- llamó el profesor de Encantamientos, Matt Towelclock.
Fuimos hasta donde el profesor. Pasó la lista para ver si estábamos todos y al comprobarlo nos ordenó ir a los carruajes que nos esperaban en la entrada del colegio.
Nos subimos al primer carruaje libre que vimos y emprendimos rumbo a Hogsmeade.

Hogsmeade es el único pueblo íntegramente mágico que queda en Gran Bretaña. Este pintoresco lugar está lleno de tiendas y lugares donde pasar el tiempo. Durante las vacaciones de invierno, hay velas colgando de los árboles. Hogwarts está en el otro lado del lago, y cada 1 de Septiembre el Expreso Hogwarts se detiene en la parada de Hogsmeade. De acuerdo con la tradición, Hogsmeade fue fundada al mismo tiempo que Hogwarts, por Hengist de Woodcroft, el cuál era perseguido por muggles




Hermione Jean Granger
Hey, little train! Wait for me!
I once was blind but now I see


Giratiempo:
Hermione:


avatar
Hermione J. Granger

Femenino Mensajes : 412
Fecha de nacimiento : 27/05/1994
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Viaje al otro mundo

Mensaje por Hermione J. Granger el Vie Ago 26, 2011 11:34 pm

Hogsmeade es el único pueblo íntegramente mágico que queda en Gran Bretaña. Este pintoresco lugar está lleno de tiendas y lugares donde pasar el tiempo. Durante las vacaciones de invierno, hay velas colgando de los árboles. Hogwarts está en el otro lado del lago, y cada 1 de Septiembre el Expreso Hogwarts se detiene en la parada de Hogsmeade. De acuerdo con la tradición, Hogsmeade fue fundada al mismo tiempo que Hogwarts, por Hengist de Woodcroft, el cuál era perseguido por muggles

-¡Primero vamos a las Tres Escobas a celebrar la victoria de Gryffindor! - exclamó Amy.
Al llegar a Hogsmeade nos fuimos directamente a las Tres Escobas.
-Vaya, ha empezado a llover –comenté, mirando a través de la ventana. No había ninguna mesa libre, por lo que nos quedamos de pie.
-Bien ¿qué queréis de beber?- preguntó Soi.
-Cerveza de mantequilla-contestamos.
- Yo no quiero nada, gracias- dijo Aru.
-Ya voy yo- dijo Mione mientras se iba a la barra a pedir, antes de que Soi pudiera replicar.
-A mi tráeme un zumo de naranja, que sea Don Simón -pidió Amy.
-¡No! ¡Por todo lo que quieres en este mundo, Mione, no se lo traigas! -decíamos todos desesperados.
Seguramente muchos de vosotros no sabréis el porqué de esa reacción, pero es fácil, cuando Amy toma zumo, concretamente de Don Simón suele volver un poco loca, bueno, más de lo que está.
Mione rió y tras pasar por la multitud consiguió llegar a la barra.
Regresó al cabo de diez minutos, y no me extraña pues estaba todo lleno. La lluvia había llevado a muchos magos y brujas a resguardarse en el local.
-Aquí estoy- dijo Mione y repartió las cervezas.
-¿Y mi zumo? -preguntó Amy.
-No había. Se extinguieron-contestó ella, antes de dar un sorbo a su cerveza.
-Jopetas, pues me voy a fabricarlos yo.
Reímos ante el comentario de Amy. A los segundos divisamos una mesa libre. Aru la señaló con cara de decisión.
-¡Mesa libre!- Gritó. Un montón de magos que también estaban de pie miraron en la dirección que señalaba Aru y se abalanzaron a por la mesa.
-Quietos parados, majetes. Esa mesa es nuestra- fue corriendo tan rápido que apenas se la vio y se sentó en esa mesa en un abrir y cerrar de ojos. Nos sonrió desde ahí, ante la atónita mirada de todos.- ¡Ya tenemos mesa!- dijo con una sonrisa inocente. Nos dirigimos a la mesa aún alucinando.
-¡Guau! Aru, que velocidad...- comentó Haru sentándose a su lado.
-Ha sido visto y no visto- coincidí. Aru sonrió, sonrojada.
-¡Qué va! Si he ido lento...
Todos nos quedamos en silencio, mirándola con una sonrisa divertida. De pronto, vimos a Matt... ¡Pero cómo iba vestido! Llevaba un vestido antiguo, de encaje color crema con detalles en blanco. Lo señalé con el dedo índice y me dirigí a los demás.
- ¡El escreguto vestido de travesti! ¿No os dije que aparecería?-dije entre risas, claro que me alegré de que Matt no me hubiera escuchado, sino me hubiera castigado, aunque por muy majo que fuera tenía su parte seria.
Haru que estaba bebiendo la cerveza en cuanto vio a Matt la escupió toda y se empezó a reír. Todos nos quedamos en estado de shock. Matt suspiró.
- Juro que mataré a Evans por hacerme pasar por esta tortura... - murmuró, apretando los puños.
- Se viste así porque perdió una apuesta con Yves-kun- nos aclaró Aru con una sonrisa inocente.
-¿Qué clase de apuesta?-preguntó Soi con curiosidad. Lamentablemente nadie sabía de qué había tratado aquella apuesta y nuca la supimos.
Mione sacó su cámara de fotos y se pudo a hacer fotos a Matt a diestro y siniestro.
-¡Esto va para el Profeta! O mejor, las vendemos entre los alumnos. ¡Nos vamos a forrar!
Todos nos empezamos a reír, pero de pronto, una ráfaga de viento levanto la falda de Matt y... Ya no pude ver nada, porque las manos de Harry me tapaban la cara.
-¿Eh? ¿Quien ha apagado la luz?- oí preguntar a Cass.
-No hace falta tomarse tantas molestias por algo así... -comentó Aru-Como si nunca hubieras visto tal cosa.
Harry hacía lo posible por taparnos la cara a Mione y a mí, cuando oímos un chillido de Mariela, la hermana menor de Dan y de sus amigas, seguido por una maldición de él.
-¡Pervertido! ¿Cómo osa a hacer esa clase de cosas?- gritó, mientras le tapaba la cara a su hermana pequeña.
Nos quedamos con la boca abierta cuando Daniel le gritaba de esa forma, él nunca había elevado la voz a alguien y menos a un profesor.
La gente empezó a murmurar y Matt salió disparado, colorado como su carmín de labios. Seguramente iría a rendir cuentas con Yves. De pronto... ¡se hizo la luz!
-¿Que fue eso? - Preguntó Mariela, traumatizada. Al fin y al cabo apenas tenía once años.
-Que tampoco fue para tanto, hasta yo lo ten...-empezó Haru, pero Aru le cortó con una colleja.
- ¡Malhablado!-
-He visto zanahorias más grandes que eso -dijo Amy con un vaso de zumo. Al parecer lo había robado al de la mesa de al lado.
Empezamos a reír hasta más no poder. Mientras Haru se sobaba la cabeza.
-Pero que he dicho, si todos los chicos lo tene....-recibió otro golpe por parte de Mione antes de poder terminar la frase.
-Calla o te la cargas, Sansón-
-¿Sansón? - preguntaron los demás, claramente extrañados por aquel apodo.
-Al parecer no conocen nuestra parida- dije riendo junto con Harry, Mione y Amy.
-Pero si es una verdad como un templo-volvió a comentar Haru, insatisfecho de no poder terminar las frases.
-Haru, yo que tú me callaría- le advirtió Dan.-, que está aquí mi hermana pequeña.
-Yo mejor me voy– dijo Mariela- Un placer veros, nos vemos luego. Adiós – salió del establecimiento seguida de sus amigas.
Tras despedirnos de ellas nos pusimos a hablar animadamente mientras tomábamos cerveza de mantequilla hasta la hora de marchar





Hermione Jean Granger
Hey, little train! Wait for me!
I once was blind but now I see


Giratiempo:
Hermione:


avatar
Hermione J. Granger

Femenino Mensajes : 412
Fecha de nacimiento : 27/05/1994
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Viaje al otro mundo

Mensaje por Hermione J. Granger el Vie Ago 26, 2011 11:36 pm

Capítulo 1

Los rayos del sol por fin lograron que abriera los ojos, luego de haber estado dando vuelta en la cama cerca de una hora. Me incorporé a regañadientes y miré el reloj. Marcaba las 12.00 AM. Llevé la vista por la habitación y tal y como me había imaginado, ya todas las chicas se habían levantado. Salí de la cama de un salto y me fui a dar una ducha. Me puse unos vaqueros con unas bailarinas y una sudadera azul. Bajé a la sala común, la cual estaba casi llena.
Caminé hacia el sofá de la chimenea donde estaban Harry, Mione y Amy.

-Buenos días dormilona –saludaron sonriendo.
-Buenos días. ¿Y Haru? -pregunté al no verlo en la sala.- ¿Todavía sigue durmiendo?
-Se fue con Aru -respondió Amy, mientras coloreaba unas pancartas en su regazo-Ya sabes que cuando se trata de ella, él es capaz de levantarse a las cinco de la mañana si hace falta.
Me senté en un sillón que estaba al lado de ella, riendo por lo último que dijo.
-Están preparando todo para la fiesta de hoy- comentó Harry al ver como miraba con curiosidad a todos los alumnos que arreglaban la sala común. Harry estaba con su escoba y un kit de limpieza.
-¿A qué hora es?-pregunté volviendo a posar la vista en él.
-Hoy, después de cenar. Se iba a celebrar ayer, pero como nos tocó la visita a Hogsmeade y ya cuando volvimos estábamos todos tan cansados que se pasó a hoy.-
-Yo no tengo ganas de hacer nada- dejé caer mi cabeza sobre el respaldo del sillón.
-¿Ya te contagió Amy? -preguntó Mione, divertida.
Negué con la cabeza y la miré de reojo.
-¿No te cansas de leer?
-Obvio que no- respondió Harry divertido mientras la miraba.
-Como sigas así te va a explotar la cabeza, como las palomitas en el microondas -comentó Amy, imitando el sonido de la comparación que había usado.
Reímos al oírla. Estuvimos hablando de todo un poco hasta que llegó la hora de comer. Bajamos al Gran Comedor. Entramos y nos sentamos en nuestra mesa.
-Pensar que nos queda solo este año para salir de Hogwarts...-comenté mientras comía un poco de lomo con puré de patata con mucha avidez, pues no había desayunado.
-Echaré un montón de menos esto– dijo Mione, después de tragar.
-Yo también- coincidió Harry y luego miró a Haru, el cual ya había llegado.- Haru, ¿qué tal con Aru?
-Bien. Hemos estado en el Lago- terminó de comer con tanta rapidez que nos quedamos mirándolo con la boca abierta. Él se puso en pie- Nos vemos en la fiesta, adiós mis queridos amantes.
Se fue con Aru, quien ya lo estaba esperando ya en la entrada.
-No le digas eso a Hermione que Harry se cela -dije riendo, antes de que se alejara. Él simplemente rió y se fue.
Harry me dio una patada por debajo de la mesa mientras me lanzaba miradas asesinas.
-¡Auch!-exclamé mientras me sobaba la espinilla- Vale...ya me callo.
Mione miró de reojo a Harry y en su rostro se dibujó una pequeña sonrisa.
-Yo me voy que quedé con mi hermana y Soi para ir a mirar unas revistas.
-¿Qué revistas vais a ver?-pregunté aun sobándome la espinilla.
-De vestidos para el baile. Os veo luego, en la celebración- se levantó y se fue junto con Cass y Soiri.
Cuando terminamos de comer no volvimos a nuestra Sala Común, sino que subimos hasta la torre de Astronomía, hasta el balcón.
Me senté en el suelo al estilo indio apoyando mi espalda en una pared cercana. Harry y Mione se apoyaron en la barandilla.
-No me había dado cuenta de lo maravilloso que es todo esto -comentó Mione. Me levanté y me acerqué a ellos, colocándome a la izquierda de Hermione.
Desde allí se veía el Lago Negro. Las montañas se elevaban en el horizonte mientras sus picos se escondían detrás de las nubes grises. Hacía algo de frío y de viento, propio del invierno. El sol estaba pálido y apenas calentaba, y se ocultaba entre las montañas.
-Un hermoso regalo para la vista, sin duda-coincidí, respirando profundamente.
Me senté y deslicé mis piernas para que colgaran. Me agarre al barrote mientras contemplaba aquello. Nos pasamos allí, hablando hasta las ocho cuando uno de los compañeros del equipo de Harry vino.
-Hola chicos-saludó- Me dijeron que os diga que si podéis entrar a las cocinas para coger algo de comida.
-Con la capa de Harry será fácil. Claro que lo haremos -dije y me levanté sonriendo. Algo que siempre me gustaba era hacer esas pequeñas escapadas con la capa de Harry a la cocina. La idea de que te descubrieran te hacía sentir una gran adrenalina.
-De acuerdo, os esperamos dentro.
-Lo siento chicos, pero yo no puedo hacer eso -Hermione caminó hacia donde segundos antes estaba el chico y se giró para mirarnos.
-Porque eres prefecta -Harry se acercó a ella- Entonces iremos Vicky y yo. Tú entra en la sala así no habrás visto nada.
-Vamos de expedición- exclamé con una sonrisa-Venga Mione entra y, Harry vete a por la capa. Te espero en las escaleras.
Harry y Mione entraron juntos en la sala y yo me dirigí hacia el punto de encuentro. Me apoyé en la pared mientras lo esperaba.
-Ya estoy aquí- anunció con un bulto en su barriga. Lo que hacía que pareciese que estuviera embarazado.
Al verle me eché a reír sin poder evitarlo.
-Y dime, ¿de quién es el bebé?- pregunté entre carcajadas.
-¿Que bebé?- preguntó extrañado.
Señalé su barriga sin parar de reír.
-Ese bebé- respondí aun riendo.- ¿Es de Hermione? ¿No debería ser al revés y ser ella quien llevara esa barriga?-añadí con sorna. La simple idea de molestar a Harry me producía una enorme satisfacción.
Bajó la vista hacia donde le señalaba y se sacó rápidamente la capa.
-Era la capa, paleta– me dio una colleja y empezó a descender las escaleras.
-¡Oye! No me llames así y no me pegues - corrí hasta ponerme a su altura y le propiné un golpe en su brazo, cosa que no le inmutó.
-Vayamos rápido-
Bajamos la escalera hasta llegar al Hall. Recorrimos el pasillo hasta un cuadro de un cesto de frutas. Harry deslizó la túnica sobre los dos sin que nos vieran. Entramos en la cocina y lo vimos casi todo con elfos.
-Genial, habrá que tener mucho cuidado- fuimos hasta la despensa y cogimos toda la comida y nos valimos de un hechizo para hacerla más pequeña y así poder transportarla mejor.
Al terminar subimos de nuevo hacia la sala común. Entramos y nos quitamos la capa. Dejamos la comida ya en su tamaño normal sobre la mesa de la derecha, la que habían colocado para la comida y bebida. Fuimos hasta Hermione, quien estaba en un sillón mirando por la ventana.
Harry le tapó los ojos y yo con la manga de mi sudadera le tapé la boca.
-¡No se mueva! Queda usted secuestrada, todo lo que haga y diga será utilizado en su contra-dije intentando no reírme.
-¡Harry! ¡Vicky! Soltarme -gritó ella riendo.
Le obedecimos y la soltamos. Rodeamos el sillón donde estaba sentada.
-Porque somos secuestradores buenos, porque sino...-me senté en el apoyabrazos, aun riendo.
-Y un ladrón no dice lo último que tú dijiste. Eso lo dicen los policías -explicó Harry, tomando asiento en el sillón contiguo.
-Es culpa de ella por hacerme ver películas muggles -me defendí, mirando a Mione.
Reímos y nos pusimos en pie ya que iba a dar comienzo la fiesta. Entonces entraron Amy y Haru con dos cajas.
-Aquí traemos lo bueno- anunciaron con una sonrisa de triunfo- Cervezas de mantequilla para todos.
-Voy a por tres bebidas- dijo Harry y se adentró en el gentío de Gryffindor. En tanto la música comenzaba a sonar y tiraban confeti por todas partes.
La fiesta duró hasta las doce puesto que la jefa de la casa nos dijo que ya era hora de ir a la cama. Recogimos todo y cada uno se fue a dormir.
Junto con Amy entré en la habitación que compartíamos con Mione. Ella se había quedado otro rato abajo con Harry después de que Luna, la jefa de la casa se hubiera ido. Entré en el baño y me puse el pijama. Cuando salí vi que Amy ya se había quedado dormida. Sonreí y me metí en mi y nada más entrar en contacto con ella caí rendida.





Última edición por Hermione Granger el Sáb Ago 27, 2011 12:07 am, editado 1 vez



Hermione Jean Granger
Hey, little train! Wait for me!
I once was blind but now I see


Giratiempo:
Hermione:


avatar
Hermione J. Granger

Femenino Mensajes : 412
Fecha de nacimiento : 27/05/1994
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Viaje al otro mundo

Mensaje por Hermione J. Granger el Vie Ago 26, 2011 11:39 pm

Junto con Amy entré en la habitación que compartíamos con Mione. Ella se había quedado otro rato abajo con Harry después de que Luna, la jefa de la casa se hubiera ido. Entré en el baño y me puse el pijama. Cuando salí vi que Amy ya se había quedado dormida. Sonreí y me metí en mi y nada más entrar en contacto con ella caí rendida.

Era lunes, exactamente las nueve de la mañana. Todos los alumnos nos encontrábamos en el Gran Comedor sentados en nuestras respectivas mesas, esperando a nuestros visitantes para poder dar comienzo con el desayuno. Todo el mundo estaba nervioso ante la llegada de Beauxbatons y de Durmstrang y toda la estancia estaba enfrascada en conversaciones sobre la visita, provocando una gran revolución.
-Alumnos, guardar silencio- ordenó el director, subido en una pequeña tarima. Gran comedor enseguida se sumió en un silencio sepulcral.
-Demos la bienvenida a nuestras amigas, las alumnas de Beauxbatons- el director extendió los brazos y la puerta se abrió, por ella aparecieron las alumnas. Iban con un vestido azul que les llegaban hasta las rodillas, acompañado de un sombrero del mismo color. Avanzaban desfilando por el pasillo entre la mesa de Gry y Sly, y claro los chicos quedaban embobados al verlas. Algunos se levantaron para verlas mejor mientras susurraban. En cabeza del grupo de alumnas, iba la directora, la cual son solo verla podías saber que era un gigante. Lucía un vestido extrañamente raro.
-Cerrar la boca que se os cae la baba- dijo Mione molesta al ver a Harry y Haru mirando a las chicas.
-Qué -contestaron estos sin apartar la vista. Mione le dio una colleja a Harry que se encontraba a su lado y a Haru le dio una patada por debajo de la mesa.
-¡Oye! eso es agresión- se defendieron mientras se sobaban donde ella les había dado.
-Os lo tenéis merecido. Además, Haru, Aru no para de mirarte con ganas de mandarte a la Luna de una patada. Así que deja de mirara a las alumnas de Beauxbatons- le advirtió Mione.
Volví la vista hacia la mesa de Raven, al igual que Haru, y vimos a Aru echando chispas. Haru rápidamente se volvió hacia delante y bajó la cabeza, bastante avergonzado-Me va a caer la bronca de mi vida- se lamentó.
-Sí, pero tú te lo ganaste- le dijo Harry.
-Tú no digas nada que también estabas mirándolas – le regañó Mione, molesta.
-Hermione relaja– le dije-Son chicos, que esperabas. Las hormonas los tienen así.
Harry la miró y depositó la vista en su plato.
Después de las alumnas de Beauxbatons entraron los alumnos de Durmstrang, tras la presentación del director. Estos iban con unos pantalones y camisetas de cuello alto color marrón acompañados con un abrigo del mismo color pero oscuro, al igual que su gorro.
Todas las chicas los miraban con la boca abierta, ya que eran muy guapos.
-¡Como están! -comentamos Amy, yo y Mione inclinándonos hacia atrás para verlos mejor.
-Y ahora a quién se le cae la baba- dijo Harry claramente molesto.
- Calla- Amy me empujó hacia Haru para poder acercarse y verlos mejor.
-Oye ten cuidado -me quejé. Iban haciendo movimientos con su bastón, en tanto tocaban el suelo producían chispas.
Unos cuantos chicos pararon enfrente de nosotros. Uno miraba a Mione y le dedico una sonrisa, Harry al verlo se volvió hacia delante, molesto mientras apretaba los puños. Reí divertida al verlo.
Finalmente llegaron a la tarima, donde el director saludó a cada uno y al director de ellos.
-Bien una vez que estamos aquí, os debo decir que falta menos para el baile, así que los que no tengan pareja, dense prisa. Ahora si son tan amables nuestros visitantes sentaros en las mesas que gusten.
-¿Y por qué han venido?-preguntó de repente un alumno de primero. Todos se quedaron en silencio y miraron al director en espera de la respuesta. Éste simplemente rió y miró a su alumno.
-No creo que se necesite un motivo especial para invitar a dos grandes amigos. Y ahora si tomen asiento.
La mayoría de las chicas de Beauxbatons fueron a Sly y el resto a Huffle mientras que los alumnos de Durms fueron a nuestra mesa y la otra mitad a la de Raven.
-Podéis empezar con el desayuno y conocer a nuestros amigos- dijo el director, mientras volvía a la mesa de profesores y entablaba una cordial charla con los directores de los colegios visitantes.
Dos chicos atractivos se acercaron hasta donde estábamos nosotros.
-Hola- saludaron con acento búlgaro.
-Hola- saludamos nosotras sonriendo, muy amistosamente.
-Mi nombre es Víktor Krum y él es Zak Damac-se presentaron sonriendo.
-Yo me llamo Vicky, ella Hermione, él Harry, él Haru y ella Amy- los fui presentando mientras ellos extendían la mano para saludarles.
-Por muy majos que parezcáis no os vais a apoderar del colegio. Os estaré vigilando- saludó Haru, entrecerrando los ojos, antes de disponerse a comer. Ellos le miraron y siguieron con sus cometidos.
-Un placer, Hermione- sonrió Víktor mientras cogía la mano y le daba un beso en el dorso de esta. Era el mismo que antes le había dedicado una sonrisa.
Él era muy alto de espalda ancha y de cabello negro y muy corto. Tenía barba corta. Ojos negros y de tez blanca. En mi opinión no estaba mal.
Miré a Harry como echaba chispas conteniéndose las ganas de darle una patada y murmuraba algo que no llegué a entenderlo. En esos momentos era cuando me preguntaba si Harry estaba enamorado de Hermione. Víktor apartó a Harry y se sentó entre ellos, cosa que mosqueó mucho a nuestro querido amigo.
-Harry, relaja, piensa en la brisa del mar-le decía Haru a Harry como si fuera un maestro de yoga. Él se puso en pie y se fue sin decir nada, lo que provocó que varios alumnos se giraran a ver qué ocurría. Hermione iba a detenerlo, pero Víktor le salió con preguntas y ella se vio obligada a hablar con él.
Zak, el otro chico se había sentado al lado de Amy.
-Amy, ¿verdad? -preguntó con una sonrisa.
-La misma y con una dosis de zumo Don Simón -contestó ella.
-Un placer-respondió sonriendo, en tanto tomaba su mano y le daba un beso.
-Lo mismo digo-dijo ella sonriendo y se dispuso a desayunar.
-Nos han comentado que va haber un baile- comentó Víktor, después de tragar lo que estaba comiendo.
-Sí, días antes de navidad- contesté.
-¿Y las damas tienen pareja?-preguntó Zak
-Aun no, esperemos que pronto si- dije sonriendo.
-¿Por qué no hablamos de otra cosa?-preguntó Haru, sabiendo que a Harry no le gustaría que Víktor acabara invitando a Hermione.
-Venga. ¡Vamos hablar de Don Simón! -propuso Amy.
-Eso, vamos hablar de Don Simón -coincidió él. Mione y yo le miramos confundidas, mientras a Amy se le iluminaron los ojos.
-¡Al fin alguien que me comprende! Para recompensártelo te enviaré una caja de zumo todos los días-dijo ella guiñándole un ojo.
Desayunamos tranquilamente mientras hablábamos con los nuevos alumnos.

Al terminar, nos levantamos de las mesas y salimos al pasillo del Gran Comedor. Nos fuimos a lavarnos los dientes junto con los dos chicos de Durms.
Una vez terminado bajamos al lago, donde ya estaban los demás y Harry se había unido a ellos, pero se mantenía en silencio.
-¡Hola de nuevo!- saludamos- Mirar os presentamos a Víktor y a Zak.
-Un placer-respondieron ellos, mientras uno a uno iba estrechando la mano con ellos.
-Y ellos son Neku, Kaname y...Petronilo…-los presentó Cass, conteniendo las ganas de echarse a reír y al oír el último nombre comprendimos porqué y no pudimos evitar soltar unas carcajadas.
-Perdonarnos, es solo que el nombre es un poco gracioso- se disculpaba Mione aun riendo.
-¡Ostias que si es gracioso, es descojonante!- saltó Haru retorciéndose de risa en el suelo.
Claro nosotros que ya estábamos un poco calmados y al ver a Haru así no pudimos aguantar más y volvimos a reír.
Petronilo nos miraba desconcertado y confuso, Neku no decía nada, al igual que Kaname. Zak y Víktor se reían con nosotros por seguirnos la corriente.
Hay que ver qué raro son los búlgaros.
Neku era delgado y alto. Tez blanca con el cabello rubio y ojos azules. Espalda no muy ancha.
Petronilo tenía el cabello castaño y ligeramente largo. Ojos marrones y tez blanca. Alto y con algo de músculos.
Zak por el contrario era un poco más bajo que Petronilo, cabello castaño oscuro y ojos azules claro. Delgado y tez algo bronceada.
-¿De qué nos reímos?-preguntó Amy que estaba apoyada en un árbol para no caer de risa. Nosotros al oírla negamos con la cabeza, parando de reír, salvo los de Durms que nos miraban muy confundidos
-Venga, ya pasó la tontería- dijo Haru.- Comportaros como personas adultas. Un poco de seriedad, por favor.
-Mira quien fue hablar- dijo Harry, riendo levemente. Ya se le había pasado el enfado.
Paramos de reír y nos sentamos en el césped.
-Nosotras ya venimos- comentó Aru mientras se levantaba y nos llevaba a rastras con ella.
-Adiós chicas- se despidieron de nosotras, un tanto confundidos.



Última edición por Hermione Granger el Sáb Ago 27, 2011 12:29 am, editado 1 vez



Hermione Jean Granger
Hey, little train! Wait for me!
I once was blind but now I see


Giratiempo:
Hermione:


avatar
Hermione J. Granger

Femenino Mensajes : 412
Fecha de nacimiento : 27/05/1994
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Viaje al otro mundo

Mensaje por Hermione J. Granger el Vie Ago 26, 2011 11:40 pm

-Mira quien fue hablar- dijo Harry, riendo levemente. Ya se le había pasado el enfado.
Paramos de reír y nos sentamos en el césped.
-Nosotras ya venimos- dijo Aru mientras se levantaba y nos llevaba a rastras con ella.
-Adiós chicas- se despidieron de nosotras, un tanto confundidos.


Caminamos hacia unos árboles donde no había nadie y lo más importante es que desde ahí los chicos no podían oírnos.
-No hacía falta que nos raptaras- comentó Soi sonriendo- Con decirnos que quieres hablar con nosotras a solas es suficiente.
-¡Chicas, Cass ha ligado con Neku! - respondió Aru casi a los cuatro vientos, muy emocionada.
-¿Que a Cass ha ligado con quién?- pregunté sorprendida por aquella declaración.
-Un chico –acotó ella Aru, feliz.
-No si te parece va a ligar con Don Simón- discrepó Soiri con una media sonrisa.
-¡Hey! Don Simón es mío y solo mío- respondió rápidamente Amy, indignada por el comentario de su amiga.
-¿Cómo fue? -preguntó Cass cuando reaccionó. Nosotras reímos.
-¡Ay! ¡Qué guay! ¡Felicidades Cass! -dije contenta y la abracé.
-¿Felicidades por qué? -preguntó ella, extrañada y sin entender nada.
-Porque has ligado. ¡Empanada!- le respondió Aru.
-¿Yo? ¿Con un chico? ¡Qué va! -se defendió ella. -Dejar de inventaros cosas.
-Claro que si, y ¿Neku qué? Anda, no lo ocultes-comentó Mione sonriendo.
-No oculto nada porque no me gusta ni he ligado con él- respondió ella, dando a entender que la interrogación ha terminado.
Nos miramos entre nosotras intercambiando miradas.
-Volvamos al lago, que igual dos se están matando- dijo Soiri dirigiéndose al lago, haciendo referencia a Harry y a Daniel.

-Hola de nuevo- saludamos, mientras volvíamos a sentarnos en el césped.
-¿Qué no hemos perdido?- pregunté mientras me sentaba al lado de Harry.
-No te lo vas a creer, es más, no me lo cree ni yo y eso que he estado presenten. El caso es que ha ocurrido un milagro- dijo Haru emocionado. A lo que nosotros preguntamos qué milagro había ocurrido en nuestra ausencia.
Dan y Harry lo mimaron en plan: Como abras la boca te tiramos de la torre de Astronomía.
-Pues que... ¡es navidad!- dijo rápidamente con una sonrisa.- ¿A que no os lo esperabais?
Pusimos los ojos en blanco a la vez que en nuestros rostros se dibujaba una sonrisa. Después, cuando ni Harry ni Dan estaban atentos, nos contó que ellos dos habían estado de acuerdo en algo. Supuse que tendría que ver con Hermione.
-Pues no, la verdad es que no nos lo esperábamos- dijo Aru, siguiéndole el juego a su novio-Pero falta cerca de dos semanas para navidad.
-¿Vosotras de que habéis hablado? –cuestionó Haru, escrutándonos con su mirada.
-De cosas- contestó Cass, se notaba que no quería hablar del tema.
-¿Qué cosas?- volvió a preguntar.
-Cosas-respondió Soi.
-Yo también quiero hablar de cosas-.
-Nos hemos perdido- dijeron los de Durms, quienes desde nuestra llegada no habían pronunciado nada y simplemente se limitaban a mirarnos y a escucharnos hablar.
-Pues ale, a comprarse un GPS o un mapa en un supermercado- comenté divertida, claro que ellos no entendieron muy bien mi comentario.
-Se venden unos muy baratos- dijo Harry mientras se tumbaba.
-¡Es verdad!- coincidió Haru.- El otro día me compré uno más bueno.
-Pero los de los chinos son de más calidad, te lo digo yo-
-¡Doy fe!-
-También lo puedes comprar por Internet, vas a: www.GPSnotepierdasnuncamás.com. Está muy bien-
-Sí, mi padre compró en esa página y nunca nos perdemos-
Los de Gry que ya estábamos acostumbrados a sus conversaciones estallamos de risa e incluso llorábamos a causa de esta. Por el contario, los otros les miraban extrañados y confusos, más aun si se podía.
-Atención panda de drogados, es hora de...-comenzó Haru, en tanto se ponía en pie.
-¡¿Cómo que panda de drogados?! -replicamos. Él hizo caso omiso a nuestras réplicas, como siempre, y siguió.
-...Es la hora de ponernos morenos, muy morenos -dijo sonriendo.- Saca el sombrero y ponte la crema…Dejaros de tonterías, que es la hora de...-avanzó varios pasos, para luego girarse y mirarnos.-... ¡CORRER! ¡Que llegamos tarde a clase de Adivinación!
Al escuchar lo que dijo dejamos de reír y nos pusimos de pie automáticamente.
-¡Adiós! Luego nos vemos -nos despedimos y salimos corriendo rumbo a nuestra clase. Cruzamos los pasillos como alma que lleva el diablo.
Los de Durms se fueron a su paso hacia una sala que les habían otorgado mientras hablaban en su idioma, seguramente comentaban cuán locos están los alumnos de Hogwarts.
-Aguantar un momento -dijo Mione frenando con brusquedad y casi chocando con Amy.
-¿Qué pasa? Venga, rápido que llegamos tarde- dijimos nosotros desesperados y recuperando el aliento.
-Pues que yo no voy Adivinación y no sé porque eché a correr como una loca.
-Es verdad yo tampoco lo tengo -coincidió Harry.
- Y nosotras las de Raven tenemos con Huffle Encantamientos -dijo Cass.- Parecemos tontas.
-Pero aun así tenemos que correr, que Encantamientos está al norte de la clase de adivinación y eso está más lejos. Además tenemos que ir a por nuestros libros -se lamentó Soi.
Salieron a todo correr sin dar tiempo a despedirnos, con cara de horror ante la carrera que tendrían que echar.
-Será mejor que corráis si no queréis llegar tarde – les gritó Harry.
-Bueno y ¿ahora nosotros qué hacemos?-preguntó Mione.
-Pues tú me vas ayudar en algo...-la agarró de la mano y se la llevó.
-¡Adiós! -gritamos antes de perdernos por una esquina.

Luego de haber ido a por nuestros libros, recorrimos el pasillo hasta unas escaleras que daban a una trampilla. Ascendimos por ella y entramos en clase, rojos de tanto correr.
-Perdón...por...llegar....tarde –se disculpó Amy apoyada en el marco de la puerta tratando de recuperar aire, al igual que los demás.
-¡Ay profesora, que no puedo más! -decía Haru abrazando a Daniel.- hemos...corrido...demasiado...Me va a dar un soponcio, decirle a mis padres que los quiero...y Dan, lo nuestro nunca habría funcionado...
Los que ya estaban en clase miraban a Haru como si nada. Tantos años con él en Hogwarts ya se habían acostumbrado a sus tonterías.
-A este le sentó mal el correr...-dije cuando ya recuperé el aliento.
Dan se hizo a un lado y Haru cayó al suelo.
-Por qué, por qué me haces esto...Dan, con lo que yo te quiero... Con todo lo que he hecho por ti. ¿Acaso no recuerdas nuestra primera noche?
-Que alguien traiga un vaso de agua, que este ya delira-respondió Dan, pasando por alto sus comentarios.
La profesora trajo una botella de agua y se la dio a Haru.
-Que profesora mas estupenda, me ha salvado la vida.-se bebió el agua de una sola.
-Venga a vuestro asiento, rápido.-ordenó Luna mientras se dirigía a un armario. Nos sentamos en las mesa de arriba, las únicas que quedaban libres.
Luna era la tía de Hermione. Era bastante alta, delgada y rubia. Tenía los ojos azules y era guapa. También era la jefa de la casa de Gryffindor y bastante buena persona.
Haru se sentó con Daniel, mientras que yo me senté con Amy.
-Como iba diciendo. Hoy vamos a leer las hojas de té. Así que acercaros a coger vuestras tazas-se sentó en su mesa mientras comenzaba con la explicación.
Nos levantamos y fuimos a por nuestras tazas, una vez en nuestras mesas la profesora volvió hablar.
-Bien, el procedimiento ya lo conocen de las clases anteriores, beberos el té e intercambiaros las tazas con vuestro compañero, las leeréis y lo escribiréis para entregármelo al final de la hora.
Tras asentir a sus indicaciones, obedecimos y nos pusimos manos a la obra.
-Vamos a ver...-dije mientras cogía la taza de Amy y empezaba a leerla mientras lo apuntaba en un pergamino, lo mismo hacia Amy con mi taza. Y de vez en cuando consultábamos los signos que traía el libro.
En la mesa de al lado estaban Daniel y Haru. Y yo podía oír perfectamente lo que hablaban.
-Bueno y que ligón ¿ya tienes pareja para el baile? -preguntó Haru mientras intentaba descifrar lo que decía la taza.
-No, supongo que iré con Mariela, a menos que haya una chica libre.-contestó él mientras escribía.
-No puedes ir a un baile con tu hermana, además seguro que ya se lo pidieron y habrá dicho que si. Piensa en todas las chicas que conozcas y que puedas invitarlas
-Puede ser, veamos...-dejó de escribir y le miró.-... ¿Amy?
-Irá con Zak, bueno cuando acepte.-seguro que Amy se emocionará cuando sepa que ya hay un chico que piensa en invitarla y que no iría sola, como ella creía.
-¿Vicky?
-Se dice por la sala común que Aidan va a invitarla.-ante aquella respuesta abrí los ojos, sorprendida por oír y mi vista se dirigió al alumno en cuestión, quien estaba tres mesas más lejos. Él me miró y me dedicó una sonrisa. Le correspondí con otra sonrisa, algo torpe y bajé la vista enseguida.
-¿Cass?
-Neku
-Aru, contigo.-respondió ya agotado, sin duda se estaba quedando sin candidatas.
-A si es, mi querido Sly-respondió Haru, frunciendo el ceño ante un signo que se le resistía.
-¿Fowl?
-Si os caéis mal. Oh vamos ¿por qué no invitas a Mione?
-Irá con Potter, a menos que acepte a Krum.
-¿Y cómo sabes que irá con Harry?
-Me lo imagino...
-Los de detrás, silencio.-ordenó Luna.- Os queda poco tiempo.
-Será mejor volver al trabajo.-comentó Daniel, sin querer seguir con el tema y mucho menos arriesgarse a perder puntos o acabar castigado. Haru aceptó a regañadientes.
La clase llegó a su fin, nos levantamos y dejamos las tazas en una mesa, mientras los pergaminos los dejábamos en la mesa de la profesora Lovegood.



Hermione Jean Granger
Hey, little train! Wait for me!
I once was blind but now I see


Giratiempo:
Hermione:


avatar
Hermione J. Granger

Femenino Mensajes : 412
Fecha de nacimiento : 27/05/1994
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Viaje al otro mundo

Mensaje por Hermione J. Granger el Sáb Ago 27, 2011 2:16 am

-Será mejor volver al trabajo.-comentó Daniel, sin querer seguir con el tema y mucho menos arriesgarse a perder puntos o acabar castigado. Haru aceptó a regañadientes.
La clase llegó a su fin, nos levantamos y dejamos las tazas en una mesa, mientras los pergaminos los dejábamos en la mesa de la profesora Lovegood.


Después tuvimos Encantamientos, Historia de la Magia y doble de Transformaciones. Encima los profesores nos habían mandado un montón de deberes, como si no hubiera mañana.
Tras dejar nuestras cosas en la Sala Común bajamos al Gran comedor. Ya estaban casi todos sentados y algunos recién llegaban.
-Por cierto, no nos habéis dicho qué tal os fue la clase de Adivinación y si llegasteis a tiempo –comentó Hermione, comenzando a servirse.
-Y ben, egamos a tempo. Agemás no nos mangaron gebeges. -contestó Haru con la boca llena.
-Hatsuharu Sohma, cuántas veces tengo que repetirte que es de mala educación hablar con la boca llena. Para la próxima recibirás una maldición-le regañó Hermione, con el ceño fruncido. Él sonrió y tragó:
-Está bien, está bien. Lo siento.
-¿Y vosotros que hicisteis? – Preguntó Amy- No estarías ligando entre vosotros, ¿no?
-¡¿Qué?! No –respondió inmediatamente Harry algo sonrojado.
-Le estuve dando pequeñas clases de baile – contestó Mione.
-Pobre Mione, ¿cuántas veces te pisó? – preguntó Haru con sorna.
-Ninguna, lo hace muy bien – respondió ella con una sonrisa- Y además aprende muy rápido.
Reímos y seguimos comiendo, al terminar nos fuimos a la salida de Gran comedor.
-Ir vosotros, yo voy a por un cosa-nos respondió Amy con una sonrisa pícara en su rostro.
Cuando ingresamos en la Sala Común, me senté en un sofá enfrente de la chimenea, mientras Harry en una butaca también al lado de la chimenea y Mione se sentó al estilo indio en el suelo, cerca de Harry. Haru trajo del cuarto unas mantas y con ellas se tapó, sentándose a la izquierda de la chimenea. Por cómo iba arropado parecía una oruga.
-Que calentito se está así -dijo la mar de feliz, volviéndose una bola mullida. Segundos después Amy entró bailando una especie de samba y cantando una canción bastante extraña, la cual decía sobre un zumo y un tal Simón. Paranoias de Amy.

-¡Yo me uno! - Me levanté, me puse detrás de Amy, colocando mis manos en sus hombros y empecé a cantar y bailar con ella. Haru se quitó todas las mantas de encima y se colocó detrás de mí al igual que Harry lo hizo detrás de Haru.
-Vamos Mione, únete -le dijimos mientras sonreíamos.
-Estáis como una cabra -dijo riendo, se levantó y se colocó detrás de Harry, casi en contra de su voluntad.
-¡Ay zumito Don simón! ¡¡Ven vamos a disfrutar que hay zumito Don Simón! - empezamos a cantar mientras salíamos de la sala común. Nada más salir al exterior un viento helado nos azotó y fue en ese momento cuando lamentamos haber bajado solo con el uniforme, sin la capa y mucho menos una bufada y guantes.
Llegamos al lago tiritando de frío y abrazándonos a nosotros mismos para entrar en calor. Nos sorprendimos al ver a Víktor y Zak como si nada, en camiseta corta y aun más cuando Zak se estaba dando un baño en el lago. Al vernos se acercaron a nosotros.
-¿Tenéis frío?-preguntó Víktor, al percatarse que aun seguíamos tiritando. Nosotras asentimos y Víktor pasó por los hombros de Hermione su abrigo de piel, el cual había dejado apoyado en un banco. Lo mismo hizo Zak con Amy, ambas sonrieron agradecidas y a Harry le hirvió la sangre.
-Amy, ¿puedo hablar contigo a solas? -preguntó Zak, tras cruzar varias miradas con su amigo y compañero búlgaro.
-Claro, pero nada de hervir verduras -respondió ella.
-Os dejamos para que podáis hablar cómodamente-Haru les sonrió de forma siniestra. Nos cogió a todos y nos llevó lejos de la pareja.
-Creo que le va a pedir que la acompañe al baile -informó Mione con una sonrisa.
-Mione, sólo faltamos nosotros -suspiré y esperamos a que Amy y Zak regresaran.
-¿De qué hablasteis? -preguntamos cuando volvieron con nosotros, haciéndonos los desentendidos.
-Le pedí que venga conmigo al baile –respondió Zak sonriendo. A lo que ya nos imaginamos su respuesta.- Y dijo que sí.
-¡Qué bien! -gritamos nosotras y abrazamos a Amy.
-Que me ahogáis –se quejó mientras se soltaba de nosotras.
-¡Hola gente! –Saludaron Cass y Soi, haciendo acto de presencia.- ¿Qué hacéis? ¿No tenéis frío?
-Nada, hablar con Zak y Víktor ¿vosotros?-Harry y Haru negaron ante la pregunta de Cass, aunque claramente estaban muertos de frío.
-Veníamos a dar una vuelta antes de la siguiente clase -respondió Cass.
-¡Hola a todos! -saludó detrás de nosotros Neku junto con Petronilo y Kaname. Los saludamos sonriendo y tras un Qué tal, Neku habló:
- Cass, ¿Puedo hablar contigo, a solas? -preguntó decidido.
-Claro -respondió ella, sonriendo nerviosa y cruzando miradas con Soiri.
-Os dejamos algo de intimidad –respondí alejándome con los demás, tres dos metros más allá.
-Aquí todo el mundo con pareja menos nosotros -comentó Haru, dramatizando como siempre, con el objetivo de ser el centro de atención.
-Te recuerdo que vas a ir con Aru -le recordó Amy fulminándolo con la mirada. Sin duda estos dos habían estado compitiendo desde primero por ver quién es el más loco y el centro de atención.
-Así es, pero estaba hablando de vosotros. Sois una panda de pringados que no va a conseguir pareja nunca -empezó a reírse de forma cruel.
-Lo que tu digas -le di unos golpecitos en la cabeza, dándole la razón como a los tontos, cosa que siempre le desesperaba.
Después de unos minutos regresaron Cass y Neku, sonriendo.
-¿Vais a ir al baile juntos? -preguntó Petronilo, ansioso por saber cómo le fue a su amigo. Neku asintió y Cass sonreía ampliamente.
-Chicos, vamos a clase que si no llegaremos tarde –nos informó Mione, en tanto se quitaba el abrigo de Víktor y se lo devolvía agradecida.
-Nos vemos después, chicos -nos despedimos de los Durms y nos metimos en el castillo.

La primera clase que teníamos era Historia de la Magia con Ravenclaw, luego doble de Herbología con Slytherin y Transformaciones con Hufflepuff para terminar.
Las horas pasaron lentas, más lentas que creímos que los profesores habían hecho algo con el tiempo, pero para nuestro alivio terminaron. Nos encontrábamos en el Gran Comedor, cenando.
-Como sigamos así nos podremos gordos y tendremos que desplazarnos rodando cual bludger – se quejó Haru mientras se atiborraba con el postre.
-Lo que tú digas, pero el que más come eres tú. Esa ya es la tercera vez que repites el postre –espeté riendo.-Que ganas de que terminaran las clases -comenté mientras cogía un poco de pastel.
-Lo bueno es que ahora tenemos libre antes de tener Astronomía.
-Si dejarais de hacer el mongolín no cansaríais tanto –comentó Haru, al notar lo cansados que estábamos después de las clases.
No replicamos como lo hubieras hecho en otra ocasión, estábamos demasiado agotados. Tras terminar de cenar nos despedimos de los otros y subimos a nuestra Sala Común.
Al entrar, como era de esperar, ya estaban la mayoría de los Gry en la sala, buscamos nuestro sitio de siempre, unos sillones enfrente de la chimenea.
-¡Mirar se ha puesto a nevar! -anunció uno de primero. Todos automáticamente se levantaron y fueron a los ventanales a contemplar cómo caía la nieve.
-Vicky, ¿puedo hablar contigo?- preguntó una voz detrás de nosotros, nos dimos la vuelta y vimos a Aidan, un compañero de nuestro curso.
-Claro –contesté y nos alejamos de ese gentío, después de fulminar a los demás por las miradas que nos echaban.
-Yo me preguntaba, si serías tan amable de asistir al baile conmigo – habló bastante nervioso.
Esbocé una pequeña sonrisa, ocultando la alegría que me producía que alguien me invitara a un baile.
-Será un placer-
-Genial –sonrió entusiasmado.- Pues nos vemos. Que descanses -se despidió y tras esto se fue con su grupo y subieron a la torre de las habitaciones.
-Hasta mañana - me despedí y regresé con los demás.- ¡Chicos! Ya tengo pareja-esas palabras casi las dije gritando.
-Y tú feliz, ¿no?-dijo Harry sonriendo y me revolvió el cabello.
-Pues sí, creía que ya iba a ir sola a ese baile -respondí riendo




Hermione Jean Granger
Hey, little train! Wait for me!
I once was blind but now I see


Giratiempo:
Hermione:


avatar
Hermione J. Granger

Femenino Mensajes : 412
Fecha de nacimiento : 27/05/1994
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Viaje al otro mundo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Off-topic :: Fan-fics

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.